Os contamos nuestra cuarta visita del año al beach club más prestigioso de Ibiza

Si la semana pasada os contábamos nuestro paso por Ushuaïa, para presenciar el show de Martin Garrix, esta misma semana hemos vuelto al hotel-club más famoso del país, y seguramente de Europa, para acudir a otro de los shows más caracteristicos. David Guetta ha vuelto a hacer suyos los lunes de Ushuaïa (y de hecho, de Hï), con BIG.

Al igual que en nuestro anterior paso por la terraza del hotel más exclusivo de Ibiza, hace escasamente diez días, esta residencia se caracteriza por tener en ella el perfil de público más joven que seguramente se puede ver en Ibiza. Esto, que no es ni bueno ni malo, hace que el ambiente sea distinto, pero también que la sala se llene antes. La llegada de septiembre tampoco ha hecho que baje el aforo de Ushuaïa Ibiza, que una temporada más se ha coronado como el referente de la isla.

Este pasado lunes el francés David Guetta estaba acompañado en cabina de LOVRA, una habitual acompañante de Guetta a la que ya vimos el año pasado en nuestro paso por esta residencia, Jax Jones y Tom Staar. Las actuaciones de estos dos artistas fueron bastante correctas, en una tarde/noche en la que nos volvieron a gustar más los artistas “support” que el artista principal.

En el caso de Jax Jones, que por cierto estrena álbum mañana mismo, disfrutamos de una sesión que supo mezclar perfectamente el house y el mainstream con un estilo ya muy propio, que además ha sabido beber y coger influencias de su compañero de batallas actual, Martin Solveig. Por su parte, Tom Staar, artista muy ligado a David Guetta en los últimos dos años, mostró su lado más progressive en una sesión en la que sonaron varios géneros y donde los ritmos más tribales hicieron bailar a un público que, en su mayoría, conocía poco o nada del gran productor inglés.

Por su parte, el maestro de ceremonias David Guetta nos regaló una correcta sesión, o mejor dicho, una sesión adaptada a lo que el público quería escuchar. Una continua sucesión de hits antiguos del artista mezclada con otros más actuales en clave de Big Room. A mitad del set, el artista francés llevó a cabo el habitual show visual a ritmo de tech-house, una de las señas de identidad de esta residencia, pero que resultó exactamente igual a la del año pasado.

Esta visita fue la cuarta que realizamos a Ushuaïa Ibiza este verano, volvemos a dar fe de que con David Guetta siempre es un éxito y una vez más queremos agradecer el trato a todo el equipo de The Night League.