Instagram Wololo Sound

El techno contundente y oscuro fue el protagonista en el 16 aniversario de CODE con Fabrik a reventar

Desde que conocimos el cartel del 16 aniversario de CODE teníamos bien marcada esta fecha en nuestro calendario y la espera no defraudó. Fabrik se llenaba hasta la bandera este pasado sábado 16 de aniversario albergando un cartel de auténtica locura en donde se encontraban varias piezas claves de la escena techno actual. Cinco salas, 12 horas de fiesta y muchas ganas de bailar, así fue el 16 cumpleaños de CODE, la fiesta de Nuke y César Almena.

Te puede interesar: Entrevistamos a Nuke, una de las cabezas de CODE

El pasado sábado Fabrik se preparaba para recibir una de las fiestas más destacadas de su temporada: el 16 aniversario de CODE traía al club madrileño a algunos de los artistas más importantes dentro del panorama techno actual como pueden ser FJAAK, Kobosil, Monika Kruse, Nuke, Ben Sims o I Hate Models. Una noche en donde sus cinco salas estuvieron en constante movimiento, predominando el buen rollo y la conexión con la música.

Nos movimos sobre todo por la sala Hangar, en activo desde el mes de septiembre, lugar en el que los ritmos rotos y oscuros fueron los protagonistas. Tras el set majestuoso de Nuke llegaba uno de los momentos claves de la noche: el joven dúo alemán FJAAK debutaba en Fabrik a las 22:30, un horario algo temprano para ellos pero que supieron llevarlo a la perfección. Un set lleno de toques clásicos, con melodías y vocales propias del house ochentero, toques break en casi todo el set además del techno que les caracteriza. Un gran debut del dúo formado por Felix Wagner y Aaron Röbig.

La sala Hangar empezó a convertirse en un asador con la gente sin parar de bailar, provocando algo de agobio en algunos momentos. Pero las sensaciones fueron geniales, el dúo italiano Boston 168 también debutaba en Fabrik, en formato live con un set de una hora en donde el acid fue el principal protagonista. Dejaron paso a otro artista que también debutaría en el club madrileño: Kobosil, uno de los más esperados de la noche. La sala Hangar empezó a coger un ambiente berlinés, presentando un gran juego de luces y un gran sonido aunque faltaba algo de potencia según algunos asistentes. El jefe del sello R-Label Group y residente de Berghain nos dejó un set muy muy enérgico, con el techno por encima de los 134 BPMs como pieza principal, acabando con su último remix al ‘Rigid’ de Rosa Anschütz.

Mientras en la sala Hangar predominaba el techno industrial la sala Satellite acogía un techno dirigido a lo melódico, lo cual está muy presente en la escena; que también es denominado por algunos como astral techno, pero igualmente contundente llegando perfectamente en el cierre a los 134 BPMs. La intensidad subió perfectamente, pasando de Pig & Dan a Egbert, llegando a Monika Kruse, quien realizó uno de los sets más destacados de la noche, para acabar con el live del experimentado dúo Slam y rematando con el esloveno Umek.

Los sonidos contundentes siguieron llevándose en la sala Club con actuaciones muy destacadas como la de Spartaque o el b2b entre dos artistas clásicos: DJ Murphy y Eric Sneo en una sesión a cuatro platos. El hard techno volvió a tener su hogar en un nuevo evento de CODE, de nuevo volvieron a ser los más destacados dos de los artistas más en forma de este género: O.B.I. y Pet Duo que se unieron en un b2b de dos horas y medias con una Crystal Area totalmente llena con un público muy entregado.

La sala principal fue lugar para recibir a nombres muy conocidos y clásicos de la escena, llevando una tónica hacia el techno propio de los 90 con nombres como Surgeon, Karenn, Dave Clarke o Ben Sims, estando la sala prácticamente llena toda la noche. Cerrándose, como con cada CODE, con el b2b entre los jefes de este proyecto: Nuke y César Almena volvían a cerrar la main room por todo lo alto con un set muy versátil y variado teniendo cabida para varias vertientes del techno, sin duda uno de los momentos de la noche.

Dejamos para el final dos de los sets más destacados de la noche, SNTS y I Hate Models. Hablando desde mi perspectiva como espectador y oyente opino que son ese tipo de artistas diferente al resto, un sonido muy único, un rollo totalmente diferente y sobre todo una perfecta conexión con la cabina que luego se transmite al público. De 4:00 a 5:30 estuvo presente un techno industrial con un aura muy oscura, con voces que parecen sacadas del mismo infierno, melodías rasgadas y ritmos rotos. El misterioso artista alemán volvía a Fabrik tras su última visita el 24 de febrero, trayendo su estilo oscuro y poderoso pero que suena tan limpio que da miedo. Aquí lo vemos pinchando uno de los temas que saldrá por su sello, Sacred Court, a principios de 2020.

Y para poner la guinda al pastel nos quedamos con el francés I Hate Models, por primera vez en Fabrik. Una barbaridad de set de principio a fin con el techno propio de la cultura rave como protagonista que se entremezclaba con toques acids o EBM, melodías oscuras se unían a secuencias alegres en ciertos momentos pero siempre con la contundencia de la mano, llevando una intensidad constante que acabó a ritmo de hard techno. Un set que debe vivir algún día todo amante del techno underground.

Una nueva página se escribe en la historia de CODE. Por 16 años más

¡Nos vemos en la próxima!