Instagram Wololo Sound

Hay que dejarlo claro desde el principio: la situación que hemos vivido en este 2020 es algo sin precedentes en la historia reciente de nuestro planeta. Asumiendo esta realidad como cierta, es verdad que no es la primera pandemia global preocupante que vivimos, y también es apropiado conocer un poco de historia. El virus H3N2 fue el causante de una pandemia mundial entre 1968 y 1969 que costó la vida a un millón de personas en todo el mundo, pero que sin embargo no fue ni una décima parte de conocida que la actual, y tampoco impidió el desarrollo de ciertos macro eventos.

H3N2 apareció por primera vez en los Estados Unidos en septiembre de 1968. La cantidad estimada de muertes fue de un millón a nivel mundial y alrededor de 100.000 en EEUU. El gran número de muertes se dio en personas mayores de 65 años, y de hecho el virus H3N2 sigue circulando a nivel mundial como un virus de la influenza A estacional. Este virus que actuó con fuerza durante dos años, no conllevó ningún tipo de confinamiento ni medidas especiales de distanciamiento social. Durante esos dos años, hechos como la llegada del hombre a la luna, o la guerra de Vietnam, llenaron muchas más portadas que este gran virus mundial. En EEUU 23 estados cerraron las escuelas, pero se debió principalmente a que los propios estudiantes no se presentaron, en lugar de cualquier tipo de decreto estatal o federal.

¿Conoces la historia de la discoteca Space Ibiza?

En el punto más álgido del virus se celebró sin inconveniente alguno el festival de Woodstock 1969. Uno de los eventos más famosos de la historia de los festivales, sobretodo en las décadas de los 70 y 80, albergó a 400.000 personas en su gigantesco recinto. Las autoridades no achacaron a este evento ninguna muerte ni contagio, por sorprendente que parezca… O eso dicen

¿Por qué ahora sí? No hace falta ser experto para saber que la gran culpa de esta (correcta) movilización de los gobiernos en esta situación que estamos aún viviendo, viene dada por la mayor cantidad de información existente sobre este tema, además de la importante labor de los medios digitales de comunicación. Esta correcta actuación es la que nos permitirá disfrutar de los grandes eventos de nuestro país en 2021 sin riesgo a que la enfermedad se reproduzca a gran escala.