Podemos pensar que las melodías creadas por instrumentos o sintetizadores son la parte más importante de una canción, pero no nos podemos olvidar de lo que realmente nos hará bailar: el tempo. Este término hace referencia a la velocidad de una pista de música y puede variar desde ritmos más lentos hasta más rápidos en función de cada género. Si hablamos de los BPM, nos referimos al número de pulsaciones que la canción en cuestión tendrá en un solo minuto (beats per minute).

Es posible que recuerdes el metrónomo que usaban los profesores en el colegio para marcarnos la velocidad cuando tocábamos la flauta; algunos incluso daban golpes con los dedos sobre la mesa. Con esto, su objetivo era marcarnos la duración que debía tener cada pieza musical dentro de un pulso; y cuanto más rápido fuese el tempo, más pulsos debía tener la canción.

¿Cómo sé cuántos BPM tiene una canción?

A día de hoy es muy sencillo saber el número de BPM que tiene una canción, algo muy necesario para que los DJs puedan cuadrar las canciones a la hora de hacer las transiciones. Cuando compramos música en portales digitales, como Beatport, disponemos de la información necesaria sobre cada tema: duración, BPM, clave o tonalidad y onda de sonido. Todos estos datos aparecerán en el display (pantalla) de los CDJ y hacen que el trabajo del disc jockey sea más sencillo que en la época del vinilo.

BPM
Información de un track disponible en Beatport

BPM por géneros musicales

En la música electrónica podemos encontrar una amplia variedad de subgéneros, que recogen tanto ritmos placenteros como acelerados. Las producciones más chill out llegan a bajar hasta los 70 BPM, aproximadamente; el espectro del techno puede moverse desde unos 120 a superar los 140 BPM; en el big room y el electro house es muy habitual encontrarse piezas de 126 a 128… Y en otros estilos más dinámicos, como el drum & bass o el hardcore podemos ponernos por encima de los 174 hasta llegar a límites inimaginables. Sin ir más lejos, este mismo año The Chemical Brothers trataron de imitar el sonido de un Formula 1 produciendo a 15.000 BPM.

El mejor tempo para producir

Realmente, no existen unos BPM que sean mejores que otros a la hora de producir, pero sí que es necesario saber que un cierto rango es más apropiado para un estilo en concreto que para otros, como he mencionado en el anterior párrafo. El número de golpes por minuto va a influir mucho en la sensación que el productor quiera generar en los oyentes: la alegría y la emoción, por ejemplo, tendrán un número de BPM más alto que la tristeza o la calma. Por supuesto, los instrumentos usados tendrán que tener relación con el ritmo de la canción.

Soy el Asier Villalibre de este percal, pero no tengo ni idea de tocar la trompeta; solo sé un poco de música electrónica.