Music Business Academy

Un punto intermedio entre sus densos discos conceptuales y una interpretación muy particular de estilos pisteros

La carrera artística de Leon Vynehall consistente a la par que difícil de conectar. Su debut ‘Music For The Uninvited‘ (2014) y su segundo disco ‘Rojus‘ (2016) suponían una ruptura con los cánones clásicos de la música house y techno y le otorgaban una capa extra de complejidad rítmica. Sin embargo, el lanzamiento de ‘Nothing Is Still‘ en 2018 suponía una nueva ruptura, esta vez con ese estilo que le caracterizaba. Un disco conceptual con influencias del ambient y la música más minimalista. Con este precedente, había mucha expectación por ver con qué nos sorprendía el productor británico.

La principal novedad de este disco es la manera que tiene de juntar las bases artísticas más club de los primeros discos de Vynehall con las influencias del ambient y el aura experimental que vimos en ‘Nothing Is Still‘. Desde el comienzo de la pieza vemos al artista inmerso en un amplio abanico de sonidos. ‘Ecce! Ego!‘ nos recuerda a alguna de las piezas de su anterior LP, con matices orquestales muy intensos que desembocan en quizá el mayor «banger» del disco. ‘Mothra‘ nos ha fascinado desde su lanzamiento como single hace unos meses. House de primerísima calidad con interludio profundo y espiritual que desemboca en un segundo drop frenético.

TE PUEDE INTERESAR: KUCKA PRESENTA SU DESLUMBRANTE ÁLBUM DEBUT ‘WRESTLING’

El disco sigue su curso con una brillante pausa tras la euforia del track anterior. ‘Alichea Vella Amor‘ retuerce sonidos típicos del jazz para convertirlos en una extraña maraña difusa que suena como si estuviese grabada en un concierto. ‘Snakeskin ∞ Has-Been‘ nos recuerda al sonido de los primeros discos de Vynehall con una capa «glitchy». Entramos en el punto climático del álbum gracias a ‘An Exhale‘, que nos deja sin aliento gracias a una progresión de sonidos de sintetizadores que culminan en una bellísima melodía.

Una gran variedad de estilos, instrumentos e influencias convergen en el disco en el que nos encontramos al Vynehall más maduro y con un estilo más pulido

El álbum se acerca a su fin, y Vynehall nos deja otro pelotazo para las pistas muy estratégicamente ubicado. ‘Dumbo‘ es aún más glitchy que ‘Snakeskin ∞ Has-Been‘, e introduce perfectamente el aura industrial que se mantendrá en ‘Farewell! Magnus Gabbro‘ que, sin embargo, es totalmente opuesta a su predecesora, ya que carece de bases rítmicas y es puramente ambiental. El cierre del disco con ‘All I See You, Velvet Brown‘ es también de corte ambient, pero mucho más influenciada por el jazz y la música de saxofón.

Rare, Forever‘ muestra una evolución artística por parte del artista que, tras haber explorado las raíces club de su país natal y haberse adentrado en el complejo mundo de los álbumes conceptuales, parece haber llegado a un punto medio entre la experimentación y la vanguardia con los sonidos más bailables. Puedes escuchar ‘Rare, Forever‘ en las principales plataformas de streaming. También puedes hacerte con una copia física o digital del álbum en el siguiente enlace a BandCamp.

Adri Rodriguez
Vivimos con toda la música del mundo a nuestro alcance. Mi objetivo es haceros descubrir y disfrutar con mi gran pasión.