El belga demuestra que sigue siendo una de las estrellas del dubstep

Está claro que Eptic lleva desde 2011 labrándose un gran nombre en la escena del dubstep a base de trabajar con un sonido único, original e inimitable. Siempre hemos tenido halagos para este joven artista que lleva ya más de siete años en Never Say Die. Siempre ha demostrado estar lejos de todo el sonido mainstream del dubstep y con este EP nos regala una muestra más de su polivalencia.

El anterior trabajo de Eptic fue ‘Bloodlust

Anti-Human‘ es el EP lanzado por Eptic para promocionar su primer headline tour, que probablemente tendrá la mayoría de fechas en América y Canadá y alguna que otra por Europa. Es en parte por este tour por lo que el belga finalmente no podrá asistir a Dreambeach, pero vendrá el jefe de Never Say Die, SkisM, en su lugar.

Pero mejor hablemos de la música. Seremos directos: los tres temas originales que nos deja Eptic son una auténtica pasada. Nos encontramos ‘Hold Me Back‘ e instantáneamente tenemos un viaje al 2012, recordándonos este tema a joyitas como ‘Slime City‘ o ‘Like A Boss‘. No es tan solo el mejor tema del EP sino probablemente uno de los mejores trabajos de Eptic en los últimos años. En el EP también se incluye un remix de Trampa a dicho tema que da bastante que desear. A continuación nos encontramos con ‘Watch Out‘, un tema de dubstep en el que Eptic ha optado por utilizar sonidos de estilos como el jungle terror o el trap. Por último, ‘No Mercy‘ es una faceta algo más agresiva del belga pero en la que mantiene su sonido al 200%.

Poco más podemos alabar este EP, así que para que comprobéis que no hablemos en vano podéis comprobar vosotros mismos la calidad de ‘Anti-Human‘:

Drum and bass en todas sus vertientes como plato principal. En este perfil se aceptan todo tipo de géneros musicales.