Nuestro paso por Amsterdam durante la semana más importante de la música electrónica

Un año más hemos tenido la oportunidad de cubrir uno de los eventos más grandes e importantes del año en Europa, Amsterdam Dance Event. Con más de 2000 DJs, 450 fiestas, 150 conferencias y alrededor de 400.000 visitantes en la ciudad para estos 5 días de non stop. Siendo nuestro tercer año asistiendo podemos ver cómo va evolucionando, con sus mejoras y sus retrocesos, así que vamos a narraros nuestra experiencia durante esta semana.

Ya estamos en nuestras respectivas casa, descansados de todo aquello que no pudimos dormir por falta de tiempo para tanto evento, y con un punto de vista más objetivo podemos corroborarlo: el ADE es único. No sólo son las fiestas masivas lo importante, sino que son esos pequeños, únicos e inesperados eventos los que hacen de esta fecha algo tan especial. Con esto hacemos referencia a cuatro eventos que han dejado una gran huella en nuestro paso por la capital holandesa. La primera sorpresa nos la dió la íntima fiesta de presentación delalbum1‘, el nuevo disco de San Holo en el que nos deleitó con un vídeo resumen de sus aventuras estos meses atrás mientras lo creaba en Los Ángeles, seguido de un live presentando tres canciones a guitarra y micro, todo en petit comité para darle un toque más familiar. La segunda, una impresionante puesta de Sol desde lo alto del Hotel W para degustar la presentación del álbum de Riva Starr, y en la que pudimos disfrutar también de Claptone en un escenario de lo más mágico. Volviendo a pie de calle, disfrutamos de la fiesta de Brooklyn Fire en un rústico bar en el centro de la ciudad, con muchas caras conocidas rondando por ahí fuera de la cabina, y en la que tras las actuaciones de Tommie Sunshine y los españoles Murekian y Slatin aparecieron por sorpresa Pegboard Nerds enchufando sus USBs durante un rato para contribuir a lo que fue una reunión de amigos de todas las partes del mundo.

Por último tenemos que hacer mención especial a la Kryteria Boat Party, y haciendo hincapié al inmejorable ambiente que allí se vivió gracias a toda la gente española que nos juntamos (DJs, productores, fans o prensa) y que mostramos la unión, el apoyo y el respeto que debe haber en nuestra escena. Porque sí, las cerca de 40 personas que allí nos dimos cabida mostramos una disposición de familia sin ningún tipo de odio o envidias fuera de las tóxicas redes sociales. Varios medios de prensa, varios fotógrafos españoles de primer nivel y seguidores de varios estilos musicales fuimos todos uno de cara a mostrar nuestro apoyo a los artistas nacionales invitados al evento. Todo ello marcado por nuestra primera Silent Disco al aire libre en lo alto del barco de Kryder, una experiencia única que habréis podido ver en las redes sociales de Les Castizos, Jose de Mara, Crusy o Javi Reina, que pusieron patas arriba la terraza del barco, y completado por un line-up de infarto en la sala principal, destacando los sets de Cato Anaya con increíbles ritmos latinos, el de la leyenda Benny Benassi, y por supuesto el del capitán Kryder, el cuál presentó muchas IDs en una sesión de lo más frenética.

A parte de estas inusuales celebraciones que ocurrieron a los largo de la semana, también nos dió tiempo a disfrutar de esos eventos grandes y únicos donde nos fue permitida la entrada (de esto hablaremos a final del artículo). Cuando supimos del All Night Long de Joris Voorn con su fiesta Spectrum junto a Audio Obscura en la Estación Central no nos imaginábamos que sería literalmente en la estación, concretamente en las galerías subterráneas donde durante el día visitantes hacen sus compras en la multitud de tiendas. Si las expectativas eran altas la realidad lo superó con creces. Siete horas donde el holandés nos deleitó con multitud de palos, desde el inicial Tech House, pasando por un Techno contundente, algo de Acid y terminando con varios de sus últimos lanzamientos. Joris Voorn siempre nos sorprende, es una apuesta ganadora y más en un set extenso dentro de su propia fiesta. Nombrar por último el exquisito trato de la gente de Audio Obscura, cada año presentes en ADE y cada año más profesionales en su labor.

El paso de elrow por el Amsterdam Dance Event con su Chinese Rowyear fue también una de las fiestas destacables. Nuestra visita el domingo con un cartel de infarto contando con artistas como Fisher, Patrick Topping, Joris Voorn, Andres Campo o Bastian Bux entre otros también superó las expectativas. Es por algo que la marca elrow ha monopolizado prácticamente todo el mundo poco a poco, y es que la cuidada organización junto a una impecable puesta en escena hace que se quiera repetir una y otra vez. Las ganas de ver a Fisher por primera vez en directo superaron nuestro cansancio acumulado, y siendo éste un buen y divertido set, no podemos no felicitar a Andres Campo y Bastian Bux con una magistral sesión, orgullo nacional.

Otra de las grandes confirmaciones que se ganaron un hueco fijo en nuestra agenda fue el 3×1 que sucedió en Melkweg la noche del jueves, con un trío de fiestas mediáticas que llenaron todas las salas de uno de los locales más emblemáticos de la capital holandesa. Por un lado, teníamos a Monstercat reuniendo a los amantes del Bass en la que tranquilamente puede ser considerada la fiesta con la música más potente de este ADE, con artistas como Noisia, Modestep o Feed Me que corroboraron tal título. En el edificio adjunto y tres pisos más arriba presenciamos la congregación masiva de seguidores del House más intenso en la fiesta de Confession, con el back to back de Tchami y Malaa como principal reclamo y con sorprendentes actuaciones de artistas como Brohug, Wax Motif y Chris Lorenzo que nos dejaron con la boca abierta. Completando esta magnífica combinación, San Holo y su sello bitbird se vieron inevitablemente perjudicados por su dura “competencia” en cuanto al número de espectadores pero sin perjudicar la buena vibra y la magia que la música de su sello siempre han transmitido.

Y cómo no, el último de los grandes eventos de los que os queremos compartir nuestra experiencia es el all ages de Martin Garrix, apenas unas horas antes de que fuera confirmado de nuevo como número uno de la DJ MAG. Este curioso evento, del que ya os hablaremos más adelante en exclusiva, congregó a varios artistas afines al holandés a lo largo de su carrera, tales como Julian Jordan, Matisse & Sadko o Justin Mylo. El evento, desarrollado en el RAI de Amsterdam, fue un total éxito y acercó a este artista y su gran show a chavales aún menores de edad que se convertirán en los futuros incondicionales del ídolo de masas que ya es Garrix.

Otra cita obligatoria en nuestra programación fue la fiesta de Release con Third Party a la cabeza, donde aunque cuya sala se quedó bastante pequeña para la demanda que hubo, y pasamos más de un agobio durante el transcurso de la noche, pudimos disfrutar de un correcto line-up con Corey James, Kryder (otra sesión cargada de IDs), Raiden, Matt Nash, y Pete K, que cerró la sala con un gusto y técnica exquisitos.

D.O.D. también debutó con propia fiesta patrocinada por Axtone y en la que pudimos ver a Shapov, Deniz Koyu, Sander Van Doorn, Corey James, Moksi o el invitado sorpresa Laidback Luke. Este evento, encuadrado en la noche del miércoles, nos demostró de lo “sencillo” y completo que puede resultar un evento, una sala/pub reconvertida, con una infraestructura sencilla, un aforo limitado, y un gran ambiente en su interior. Pete Dash también usó este formato de pequeño local reconvertido en sala musical en su fiesta del jueves por la tarde, donde reunió a multitud de DJs en su fiesta de tarde entre los que se encontraban Javi Reina o Jose de Mara y Crusy, los que una vez más dejaron una actuación notable con la armada española encendiendo la sala, rodeados de grandes nombres de la escena groove como Simon Kidzoo, Matt Nash o Rob & Jack, y donde también pudimos comprobar una gran unión en el género con la presencia y el apoyo in situ de otros artistas referentes como Corey James y Will K.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

¡Sesión sorpresa de @laidbackluke ayer en la fiesta de @dj_dod ! #ADE @amsterdamdanceevent 🥇🔥🇳🇱

Una publicación compartida de Wololo Sound (@wololosound) el

Sin duda ha sido nuestro mejor paso por Amsterdam pero también hemos tenido que soportar algunas incompetencias y errores que hasta este año no habíamos sufrido. El fenómeno ADE tiene dos facetas: la empresarial, donde Ámsterdam se convierte en un punto de reunión para todos los trabajadores del sector, en el que se puede aprender mucho a través de conferencias y masterclasses expuestas por gente con mucho qué decir, y por otra parte la de las fiestas y festivales, aprovechando el paso de muchos de los grandes nombres de la música electrónica por la capital neerlandesa para exponer el poderío de los sellos, promotoras y artistas en lo que viene a ser un conglomerado de infinitas fiestas en toda la ciudad, generando eventos de lo más únicos e inolvidables por su autenticidad u originalidad. Cada vez más, es esta segunda la que lleva a mucha gente a visitar la ciudad durante estas fechas, y este año lo hemos notado por esta descompensación en cuanto a eventos, con malas experiencias ante SOLD OUTs que impedían el paso al ADE Pass – pase con valor de unos 400€ que da acceso a todas las fiestas y eventos celebrados durante el ADE – dado a que no contaron con ellos a la hora de medir su aforo. Aunque con rabia ante la impotencia del momento, pudimos volver siendo ese el único mal recuerdo de este Amsterdam Dance Event, del que nos llevamos un álbum de fotos mentales – y alguna que otra digital – impecable, con un montón de momentos mágicos que seguro no podríamos haber vivido en ninguna otra parte del mundo. Con la cabeza bien alta podemos repetir, por tercer año consecutivo, que hemos estado en uno de los eventos más importantes, útiles y divertidos del año para los amantes de la música electrónica, con una ciudad preciosa acogiendo a centenares de miles de personas con una misma pasión. Una experiencia que nos ha enganchado y seguro volveremos a experimentar en poco menos de 365 días, hasta entonces tocará preparar al cuerpo desde la península Ibérica. ¡Gracias Amsterdam Dance Event!