Instagram Wololo Sound

Tras la situación de emergencia sanitaria provocada por el COVID-19 y su repercusión en la cultura y el ocio en España (y en el resto del mundo) cancelando todo tipo de eventos este verano, muchos éramos los que pensábamos que nos quedaríamos sin festivales hasta el año que viene. Sin embargo, una vía de escape se abría al despejarse un poco la situación de alarma, y era la posibilidad de celebrar este tipo de eventos siguiendo unas estrictas medidas de seguridad e higiene. No han sido pocos los eventos que han decidido retomar su actividad bajo esta nueva normalidad, sin embargo, hemos visto como algunos de ellos no seguían estas nuevas normas a rajatabla, poniendo en peligro a todos sus asistentes.

Pero cuando cuentas con uno de los mejores recintos de la capital, con varias de las empresas punteras en celebración de eventos y con un público responsable, puedes tratar de celebrar un evento musical con todas las garantías, aunque esto suponga la pérdida de dinero debido al escaso aforo con el que puedes contar. Pero señores/as, el dinero no lo es todo en esta vida y teniendo en cuenta la situación por la que estamos pasando, la felicidad de la gente está por encima de todo esto.

I Love! by DJ Nano vuelve a Madrid con un lleno absoluto

Todos estos ingredientes son los que han hecho que DJ Nano y su equipo hayan podido celebrar una nueva edición de su fiesta I Love en el WiZink Center de Madrid, devolviendo la fiesta y las ganas de bailar a unos pocos afortunados que pudimos vivirlo el pasado sábado. Las normas de seguridad estaban claras (distanciamiento + mascarilla) y los asistentes las cumplieron a rajatabla, lo que supuso que esta edición pudiese realizarse de manera segura y muy satisfactoria.

Las puertas del famoso pabellón se abrían a las 19:00h dando comienzo a la fiesta Jose M Duro, DJ veterano que ha pasado por las emisoras de radio más importantes de nuestro país. Disfrutamos de su estupendo warmup durante casi dos horas y media, tiempo en el que el WiZink comenzó a completar su reducido aforo, que superó tímidamente las 1000 personas, entre pista y gradas. No os vamos a engañar, jamás habíamos visto un evento con tan escaso aforo y la situación fue bastante atípica y triste, sin embargo, esto no redujo las ganas de un público que se mostró entregado y agitado durante toda la noche.

El reloj marcaba las 21:30 cuando Jose M Duro abandonó la cabina y un vídeo introductorio dio comienzo, presentando al plato principal de la fiesta. DJ Nano hacía su aparición en el escenario para agradecer la asistencia y prometer una noche de buena música y emociones, haciendo gala a su eslogan: ‘la fiesta más bonita del mundo‘. Y para ello, qué mejor manera que comenzar su set con el mítico ‘Let The Light Shine In’ de Darren Tate y Jono Grant, uno de los estandartes de las fiestas de Oro Viejo. Y es que, pese a que la primera parte del show estuvo dedicada a sonidos más actuales (‘STAY’ de Kryder o ‘Afterglow’ de Grum) la mayor parte del mismo fue un guiño a su hermano mayor, Oro Viejo, tal y como anticipaba el propio artista.

La fiesta también sirvió para presentar su nuevo álbum, ‘Be Free’, lanzado justo el día anterior, del que pudimos escuchar la que sin duda es la canción más especial, ‘Travis’, dedicada a su hijo. Y hablando de momentos especiales, a mitad de set tuvo lugar uno muy emotivo, cuando el madrileño hizo un homenaje a todo el personal sanitario que ha luchado y sigue luchando contra la pandemia. Además de un vídeo sobrecogedor, dos representantes de este cuerpo subieron al escenario para recoger una placa de reconocimiento por su labor.

El cierre, tal y como comentaba el propio Nano durante los últimos minutos, no podía ser otro que con ‘Viva La Vida’ de Coldplay, como una de las canciones más bonitas de la historia, y ‘Lover Why’ de John Wesley, todo un himno con el que el carismático artista suele cerrar Oro Viejo. Un cierre perfecto para una fiesta con sabor amargo, por la situación en la que nos encontramos y las medidas impuestas, pero en la que todo el mundo disfrutó y bailó de principio a fin, que era el objetivo a perseguir después de todo lo que nos ha tocado vivir.

Como despedida de esta crónica, agradecer a todo el público asistente por su inconmensurable respeto por las medidas de seguridad e higiene, a la organización por su más que magnífica gestión dentro del recinto y, como no, a DJ Nano por hacer disfrutar al público como sólo él es capaz, a pesar de las adversidades. Esperamos poder repetir esta fiesta dentro de muy poco tiempo bajo mejores condiciones sanitarias, habiendo recobrado la normalidad que tanto deseamos.