Este sábado era para muchos una X marcada en el mes de Febrero. Nuestros amigos de Bullshit Bilbao hacían realidad una de las bombas de la temporada: Bitbird Label Night con San Holo, Taska Black y DROELOE; CASI NADA. Y nosotros no nos los podíamos perder. Bilbao y Fever volvían a reunir a fans de la música bass alrededor de una sala con un aspecto fantastico, y donde una vez más se respiró un gran ambiente.

El warm up corría esta vez a cargo de The Invaders Go Electronic, que animaron a los que estábamos allí con tech-house y sonidos más tranquilos, dejando el terreno allanado para lo que se venía, y sin querer entrar en ritmos Future Bass, Trap o Bass House, que de eso ya había mucho más adelante.

Las cosas se ponían serias con Taska Black, que realizó una sesión muy buena mezclando temas propios con alguna que otra remezcla, como por ejemplo la que provocó uno de los primeros momentazos de la noche y que que revolucionó a la sala, de ‘Language’ de Porter Robinson. La ‘Blue’ comenzaba a llenarse, mientras temas como ‘Dreaming’, o ‘Where We Go’ y su último lanzamiento ‘Sandpapper’ sonaban, mientras que el propio Taska se fue animando también, yendo de menos a más en ritmo y fuerza tras los platos. Se notaba que era una Bitbird label night, ya que algunos temas pertenecientes al Gouldian Finch #2 como ‘Above U’.

Llegaba el plato principal de la noche, y vaya si lo fue. San Holo se desquitó como quiso y nos hizo pasar una noche mágica. Con un formato diferente al habitual en Bullshit, San Holo realizó un live con su guitarra eléctrica y su voz como protagonistas. ‘Lines Of The Broken’, ‘The Future’, ‘I Still See Your Face’, el repertorio era increíble y la sala, llena, cantaba casi todos los temas demostrando que los que allí estaban sabían perfectamente a que jugaba el holandés. Imaginaos lo bien que lo debió pasar, que pinchó 4 temas de más, en todos diciendo que era la última. ‘Lights’ y su remix a ‘The Next Episode’ quedarán grabados en muchos de nosotros, así como la entrega del artista totalmente dado al público.

DROELOE entraba a deshora por culpa de su compatriota. Solamente estaba Vincent, pero tampoco se cortó un pelo y nos soltó todo su repertorio. Originales como ‘Sunburn’‘Kintsugi’ y remixes como uno a ‘Paris’ de The Chainsmokers, sonaron en el set, donde se mostró muy intenso para que no afectara la ausencia de Hein Hamers (el otro integrante de DROELOE).

El trato de la sala fue de 10, como siempre, a pesar de no poder acceder al “stage” para tomar nuestro propio material gráfico (como en otras ocasiones, y ya que tenían fotógrafos propios). También había un pequeño pop-up donde se vendía el merchandising de Bitbird y los artistas se sacaban fotos con los fans, todo un detalle por parte de la marca. En definitiva, una noche para el recuerdo y una excelente fiesta.

¡Enhorabuena a todos los que habéis podido estar y compartir este evento con todos nosotros!