Asistimos al formato club del mayor macrofestival electrónico de la provincia de Valencia en una velada protagonizada por las australianas Nervo y múltiples artistas nacionales

Otro verano sin festivales y se nos vienen a la cabeza otros dos meses sin música en directo, lejos de disfrutar de nuestros artistas favoritos en cabina. Pero esto no está siendo del todo así, porque todavía quedan algunos valientes que se han aventurado apostando por la cultura segura en formatos de menor escala, aunque manteniendo la calidad en sus carteles. Si trasladamos estas palabras a la zona del levante, el primero con el que nos topamos es el club de Medusa, que desde casi principios de mes está ofreciendo una programación de lo más variada.

Con su edición 2021 pospuesta al año que viene, la organización del gran evento se ha puesto manos a la obra para no dejarnos sin la música que más nos llena este verano. Por su escenario ya han pasado nombres como Wade, Fatima Hajji o Andrés Campo; y ya están programados otros como Miss K8, Headhunterz, Deborah De Luca o Luciano. Nosotros estuvimos presentes en uno de esos primeros gigs internacionales con Mim y Liv Nervo como líderes del line-up, configurando el set que marcó el debut postpandemia de las hermanas en nuestro país.

El concepto de beach club que ha vuelto a poner a Cullera en el punto de mira cuenta con una división por zonas y mesas que están supervisadas por el staff en todo momento. Aunque todos nos conocemos y sabemos que mantener todo bajo control, con ganas de fiesta de por medio, no es tarea fácil. El recinto cuenta con una gran piscina y unas instalaciones de lo más coloridas que ya fueron aprovechadas en veranos anteriores al covid, y que ahora se han reinventado siguiendo las medidas de seguridad.

Los sonidos mainstream y urbanos fueron los más escuchados al principio del tardeo de la mano de Pablo Escudero, quien dio paso al ambiente más electrónico del conocido Brian van Andel. El hispano-holandés, con presencia en labels de la talla de Mixmash, nos sorprendió con un enérgico set cargado de nueva música. La elección idónea para calentar el ambiente antes de la llegada de las más esperadas del show.

Nervo se estrena en Toolroom en clave de house con ‘Basement’

Desde la última vez que vivimos uno de sus directos, el dúo ha adquirido diversas influencias, desde el tech-house al psytrance, sin descuidar el big room ni el progressive que les ha hecho llegar a donde están a día de hoy. Pudimos bailar su reciente ‘Basement’ que les ha colocado en Toolroom, emocionarnos con su legendario ‘Like Home’ y enloquecer con los bpm de ‘My World’. Aunque lo que en nuestro recuerdo queda es su magnetismo, su cercanía y su capacidad de motivar al público, manteniéndoles tras sus décadas de experiencia en la cúspide de la industria. Conectar con sus fans está en su ADN y lo siguen demostrando en cada una de sus actuaciones. ¡Hasta se animaron con algunas frases en español! Los fuegos artificiales pusieron fin a su sesión mientras ondeaban nuestra bandera.

Tras Mim y Liv, el barcelonés Hektor Mass, quien ha colaborado con productores de la talla de Deorro, mantuvo una atmósfera vibrante con algunos clásicos de la escena que mantuvieron al público restante en pie hasta el segundo set de Brian, quien pondría la guinda al pastel. Medusa Beach Club cumplió las expectativas que esperábamos y lo mejor de todo es que este es sólo el comienzo de una temporada emocionante repleta de talento español e internacional. ¡A medusear se ha dicho!

Todo lo que tenga bpm altos me llama la atención, pero cualquier tipo de electrónica es bienvenido. Think less, rave more!