La sesión madrileña nos hizo vibrar una vez más en su casa The Bassemente Club en una noche cargada de puro techno

El pasado sábado 11 de junio volvimos a uno de nuestros lugares favoritos de esta temporada; The Bassement Club. Una vez más regresamos al club madrileño, situado en Galileo 26, para disfrutar de una nueva entrega de Laster Club, la sesión más contundente de la sala. Este capítulo IX se anticipaba como uno de los más serios y exquisitos de la primera temporada de la marca madrileña y podemos asegurar que así fue, con una técnica en cabina perfecta por parte de DVS1, Setaoc Mass y del residente Roll Dann.

Roll Dann regresa a Mord Records para estrenar ‘Amargura’, su primer EP en el sello de Bass Mooy

Tras el éxito con su anterior cita del 4 de junio junto a Kobosil, Laster Club volvía un fin de semana más al ruedo del ocio nocturno madrileño para ofrecer una noche cargada de techno. Esta nueva velada se trataba de una de las más especiales para la organización de la sesión debido a lo que supone presentar una fiesta con dos piezas claves del movimiento techno.

La noche arrancó a ritmos de Roll Dann, quien ha protagonizado gran parte de los warm-ups de la temporada, realizando una labor excelente en este apartado que esconde una gran responsabilidad y dificultad. El techno crudo y sólido comenzó a ser el protagonista de la noche con el set del madrileño, dejando la sala en bandeja para el ruso afincado en EEUU DVS1. El prestigioso artista mostró desde el comienzo de su sesión una técnica perfecta, con una sesión centrada en un techno mental con tintes oscuros y con pequeñas apariciones melódicas, creando un viaje musical que dejo completamente atrapado al público durante las dos horas y media que duro su set.


A las 04:00 y tras el fuerte aplauso del público debido a la actuación de DVS1, llegaba el turno del británico afincado en Berlín Setaoc Mass, que volvía a pisar Madrid después de su última visita en enero de 2020. El experimentado artista llevó a la pista a su terreno con el enfoque mental aún más predominante pero sin la crudeza que caracterizó al set del ruso. Se demostró que la progresión fue completamente perfecta y acertada, observando un crecimiento de los tintes melódicos con un pequeño acompañamiento del componente groove intrínseco en el estilo de Setaoc.


Así acabó el noveno capítulo de Laster Club, con una sala que mostró un buen aspecto durante gran parte de la noche y que bailó cada tema que sonó. Nos veremos por última vez esta temporada en Laster Club el próximo 16 de julio con Ben Sims, Adriana Lopez y Roll Dann. Se aproxima un closing frenético, puedes hacerte con tu entrada haciendo click aquí.

Otro enganchado a esto que llaman música electrónica. Principalmente centrado en el componente melódico, el techno. el sentimiento rave y los breaks.