La segunda edición del año de elrow en Fabrik (Madrid) era uno de los eventos más especiales del mes en la capital. El nuevo concepto “elrow’ art”, dirigido por Paco Osuna y Okuda San Miguel, debutaba este pasado sábado en la capital aprovechando la semana de Carnaval, y su éxito, que presenciamos en primera persona, fue incontestable.

El público respondió, y de qué manera, ante esta cita tan singular, y el ambiente que se respiraba dentro y fuera de la sala era el de las grandes noches, en un evento que rozaría el sold out. Fabrik, además, abría en esta ocasión su recinto al completo, pudiendo escuchar a tus artistas favoritos en cinco salas diferentes. elrow, que como todo el mundo sabe, juega sus cartas a la perfección en este tipo de situaciones, no se quedó atrás en lo que a parafernalia se refiere, convirtiendo el recinto entero en su carnaval particular. El mayor derroche de medios fue, como no puede ser de otra manera, el de la sala principal o ‘main’. Quien conoce o ha estado en varias ocasiones en Fabrik, y estuviera en dicha sala este sábado, podrá asegurar que cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. Totalmente envuelta en los colores vivos y geométricos del artista Okuda, esta decoración cumplía su objetivo de parecer sacada directamente de una obra de arte modernista. Los numerosos actores y kilos de confeti hicieron el resto.

En el apartado musical (ese que cuando hablamos de elrow, a veces, se queda en un injusto segundo plano), nos disponíamos a afrontar un line-up muy variado y muy correctamente repartido en las diferentes salas de Fabrik. Otro de los factores que destacan de los horarios de elrow son siempre la gran importancia que se le da a los djs residentes, en la opinión de un servidor, un gran acierto.

Los primeros artistas que nos hicieron mover el esqueleto fueron el residente César Almena, Overman, la flamante nueva residente de elrow, Viviana Casanova, y el italiano Roberto Surace. Mención especial para el estilo de este último, que gracias a su “pelotazo” ‘Joys‘ de este verano se está haciendo un importante hueco en la escena internacional. También levantó pasiones, y de paso nos hizo partícipes del poderío de la nueva sala ‘Hangar‘, la alemana La Fleur, otra artista en claro ascenso en su carrera profesional.

El ritmo y los BPMs iban subiendo pasada la medianoche, donde los ya miles de asistentes tenían la duda de decidir, por ejemplo entre los veteranos Christian Smith y Technasia. Hablando de veteranos, y leyendas, la actuación que no quisimos perdernos fue la de Lil’ Louis. Ligado a la música desde 1974, la actuación de este artista fue tan atípica como degustable, en un set que transmitió grandes sensaciones a los seguidores de la música house, pero que quizá dejara algo fríos a los que buscaban elementos más contundentes. Tras este show pudimos presenciar, en clave de tech-house los sets de Tini Gessler, Latmun y Cuartero, antes de llegar al plato fuerte de la noche.

Pasaban escasos minutos de las cinco de la madrugada cuando entraba el gran protagonista, y uno de los hacedores del evento, Paco Osuna. Artista querido como pocos en nuestro país, profeta en su tierra desde sus inicios, nos deleitó con un cierre de los de bandera. El dj realizó un set de dos horas donde demostró varias veces sus principales características técnicas a los platos, y donde el ritmo y la contundencia fue algo que quedó verdaderamente patente y dejó sin rastro al tech-house que algunos de sus fieles seguidores “temían”. Un broche muy correcto a una noche que dejó a Madrid como una de las citas más especiales y numerosas de elrow en los últimos tiempos.

Son ya dos semanas consecutivas donde Fabrik roza el sold out, y 2020 no ha hecho más que empezar. En las próximas semanas tendremos nuevas ediciones de 150, La Resistencia, CODE, ANTS, y de nuevo elrow, que volverá a la capital de España el próximo 9 de mayo. Las primeras entradas, ya a la venta.