El pasado viernes, 26 de enero, acudimos hasta LAB theClub para presenciar lo que fue el primer evento de este nuevo año 2024 en Crow Techno Club. Karenn en formato live, Antigone y Mental Duality serían los encargados de amenizar esta noche que prometía ser recordada para la posteridad.

Situada en el ático de la estación madrileña Chamartín, LAB theClub, una de las salas de mayor prestigio de la capital, se engalanaba una vez más para recibir la visita mensual de Crow Techno Club. Los responsables del Warm Up serían la pareja Mental Duality, residentes en Crow y artistas consolidados en la noche madrileña. A pesar de tener un estilo donde el groovy techno predomina, se adaptaron perfectamente al rol que tenían; al ser el set previo a Karenn y optaron por un sonido mucho más hipnótico, lleno de texturas y con sonidos creados a partir de sintetizadores. En los últimos compases del set se les pudo ver más fiel a su estilo con un cierre más contundente y groovy, a 138 BPM, velocidad que no variaría mucho en las 2 horas y media de sesión oscilando entre 135-138 BPM.


Llegarían las 2.30 de la noche y sería el turno de los artistas más esperados de la noche, Karenn. Este dúo británico que tuvimos la suerte de escuchar formado por Blawan y Pariah en 2011, es uno de los live acts más cotizados de la escena techno de hoy en día. A pesar de esto, no es una actuación que se suela ver habitualmente, dado que la mayoría de bolos que dan son por separado y sus sesiones son muy limitadas tanto en vivo como en las redes sociales, por lo que acudimos a un show que muy poca gente tiene la suerte de apreciar.

Su set estaba compuesto aproximadamente por 10 aparatos funcionales, donde una mesa de sonido analógica, Midas de 32 canales sería la mesa maestra, la cual utilizarían para ecualizar las demás pistas y controlar el volumen de estas. Dos Elektron Model Samples serían las cajas de ritmos utilizadas para soltar los samples. El Acces Virus C, sería uno de los elementos más importantes, ya que a través de este sintetizador analógico controlarían los sintes y los modularían a su gusto. Por último, de lo más destacado de su equipo, podemos encontrar tres iPad que cumplían la función de sintetizador, donde creaban melodías a través de un teclado virtual que incluían.


Como no podía ser de otra manera, su live no defraudó, llevando al público de LAB theClub a un estado de trance. De lo más destacable podemos encontrar la gran presencia de las frecuencias graves, especialmente del kick que hacía retumbar el escenario y que al inicio de la sesión era off beat. Había en ocasiones que la ecualización de los graves eran tan alta que producía una especie de reverberación. Las melodías sintetizabas que creaban eran tremendamente envolventes e hipnóticas, siendo junto al kick uno de los aspectos más destacados. Las frecuencias agudas a través de los hits hat o claps brillaban por su ausencia en gran parte del set, aunque posteriormente, en los compases finales, se incluirían de forma muy repetitiva. Técnicamente, fue una masterclass del dúo británico que se entendió a la perfección y que fue aumentando progresivamente de BPM.

Antigone sería el encargado de poner el broche final a la noche y no pudo hacerlo de mejor manera. El francés cambió totalmente la dinámica del evento y pondría a bailar a todos los asistentes. No quiso reservar nada y puso toda la carne en el asador desde el principio, empezaría a 146 BPM, velocidad que tan solo aumentaría hasta 147 en los últimos 15 minutos del set. El groove se apoderó de la sala a través de un característico funky techno identificado por la repetición de loops, bajos melódicos y la abundancia de frecuencias agudas a través de distintos elementos percusivos. Constantemente sonaban 2 o 3 pistas e incluso se atrevió en una ocasión a pinchar a 4 platos, siempre con una gran técnica y astucia para meter continuamente los nuevos tracks que iba introduciendo. Para el cierre, cambió la línea que estaba llevando el set, añadiendo un ligero toque de contundencia a través de algunos tracks de techno pero siempre manteniendo el groove.


La calidad y el ambiente no solo estaba en la sala principal, Upstairs, estaba repleto de gente y no es para menos porque los talentos locales Rsimon, Benza995, Pavon y Dissonance no dejaban a las personas que subían al baño irse de ahí, porque el baile estaba asegurado. Groove en estado puro, desde groovy techno, hardgroove, o tool techno, fueron algunos de los estilos que se pudieron escuchar junto a un warm up más oscuro e hipnótico en esta pequeña sala donde no paraba de haber movimiento.

Crow Techno Club se despide de LAB theClub hasta el próximo 23 de febrero donde tendrá a Jullian Muller junto a diferentes B2B internacionales. Se listó y adquiere la entrada del siguiente evento de los cuervos antes de que se agoten.