Éxito rotundo en la tercera edición de Carnabass en Granada, el hermano ya no tan pequeño de la mítica Terror Bass Planet

Ya han pasado varios días pero nuestra mente aún sigue en Granada. Menudo fin de semana que hemos pasado con los compañeros de Substation en una edición más que sobresaliente de Carnabass, esta vez enfocada al mundo del cómic y los superhéroes. El éxito de esta edición de Carnabass se debe a que los ingredientes estaban bien escogidos: una localización de lujo como es Industrial Copera, dos días de drum and bass, talleres, actividades y sesiones matinales y un cartel variado con algunos artistas bastante exclusivos y que el público demandaba bastante, como es el caso de S.P.Y.

Terror Bass Planet 2018: otro éxito más

La división de artistas en ambos días nos dejaba algo bastante diferente pero que sin embargo disfrutamos de igual manera: mientras que el sábado era algo más comercial con artistas como Culture Shock, Macky Gee o 1991, el viernes era una noche más enfocada a los oídos más exigentes, con artistas de la talla de Monty, Serum, S.P.Y o Bredren, y en la que predominaría el sonido deep, roller y con toques de jungle sobre todo. La apuesta de Substation por los artistas nacionales siempre es destacable, con Oto, Juno, Dub Elements, Impak, Adese & M’Go o Boombass Brothers, entre muchos otros. Quedaba de tal manera el reparto de días:

No iremos describiendo todas las sesiones porque podríamos teneros leyendo hasta pasado mañana, pero hablemos de las más destacadas. El viernes debemos destacar sobre todo la sesión de Monty y de Serum. Monty supo coger el relevo de Bredren a la perfección, optando por deep bastante ambiental y poco a poco optando por temas algo más cañeros y sobre todo muchos rollers (estilo que acabaría sonando en prácticamente todas las sesiones). Serum, por otro lado, demostró por qué lo consideran un “King of the Rollers” con una sesión cargada de sonido roller con muchas influencias del jungle y también acompañada con jump up en su justa medida. Dejándonos bastantes versiones VIP de sus temas como ‘Cricket Bat‘ o su remezcla a ‘Heavy & Dark‘ de Bassman, nos dejó una de las sesiones más completas del fin de semana. S.P.Y fue también una de las mejores sesiones de la noche pero al contrario que Monty o Serum nos pareció bastante lineal, optando por una muy buena selección de temas pero sin querer arriesgar demasiado. Aún así, pocos artistas podemos ver aquí del estilo de S.P.Y y es un plus por el que el público disfrutó más aún.

En cuanto al sábado, como bien hemos dicho antes, encontrábamos un drum and bass muy diferente. Disphonia, que fue una sorpresa para nosotros, y Maztek eran los encargados de traer el neurofunk junto a Impak y Juno a lo largo de la noche. Los sonidos más comerciales vendrían de mano de Culture Shock y 1991, con sesiones muy similares pero muy completas con un abanico muy amplio de temas. 1991 fue al igual que Disphonia la otra gran sorpresa de la noche. Becky Saif traería también algo de sonido más comercial o estándar acompañado de jump up, género que venía representado con fuerza por Macky Gee, quien también nos sorprendió con una sesión que, pese a ser monótona a ratos, nos dejó neurofunk, muchos rollers, halftime y una gran variedad de sonidos.

Por último, durante la tarde del sábado hubo simultaneamente talleres y sesiones de DJs de toda Andalucía. En dichos talleres trajimos debates y entrevistas a gente como Oto, Wake & Bake o Drummaker, DJ y organizador de Substation entre otros. Pero lo más destacado fueron las masterclass de producción de Impak en la que repasó su último lanzamiento en Cause4Concern Recordings, de técnica a los platos ya sea en CDJ o vinilo de todo un experto como Oto y de Rekordbox con Pablood Anco, entre otras.

En general, un evento muy completo y en el que Substation se lanzó de lleno a arriesgar con ideas que hasta ahora había costado ver, con más de 24 horas de música casi seguidas y talleres para aquellos más curiosos. Rozando el sold out, Industrial Copera estuvo a rebosar durante ambos días en la que los amantes del drum and bass no pudieron salir insatisfechos con un repaso espectacular a prácticamente todos los subgéneros posibles. Cuando las cosas se hacen bien, tan solo queda cosechar éxitos como este. En cuanto a nuestra próxima cita con Substation, todo apunta a que nos veremos el 1 y 2 de noviembre para Terror Bass Planet, que también se lanza al formato de dos días y que seguro que nos deparará muchísimas sorpresas.