La productora madrileña confirma su liderazgo a nivel de hardtechno con un ambiente inmejorable en la primera Blackworks de 2023

El pasado uno de enero Blackworks volvía a poner la sala Groove al servicio de sus fans para recibir el nuevo año de la mejor manera posible. Después de la racha de eventazos que llevaban ¡y a los que hemos asistido! Esta fecha tan señalada no podía ser menos y allí fuimos desde bien pronto para disfrutar al máximo de una nueva aventura.

El crecimiento de la promotora es un hecho irrefutable y así lo demostró con este evento el cual colgó el cartel de sold out casi un mes antes. Es verdad que la expectación era máxima y eso a veces no es bueno. Pero, la marca de Dexphase demostró sus galones y estuvo a la altura regalándonos otra noche mágica y una de las mejores maneras para entrar con buen pie al 2023.

La noche comenzó con un horario casi de tarde ya que, a las 8, el imponente club abría sus puertas para que los ravers más impacientes comenzasen a poblar la pista de baile. A pesar de que, ni mucho menos estuviera llena, el ambiente, dentro y fuera, era el típico de las grandes ocasiones. 

Comenzamos con el típico warm up a cargo de los djs menos conocidos  pero que dieron un muy buen nivel. Este gesto de dejar los openings en manos de gente más underground es típico de Blackworks y la verdad es que, se agradece.

Dani Duran, Mussen y Sancer fueron los encargados de dar el pistoletazo de salida a la noche. Aunque los 3 estuvieron a la altura del evento, nosotros nos quedamos con Sancer. Debido al desconocimiento nos llevamos una grata sorpresa al verle pinchar un techno “duro” y sin parangón mezclado con “acids” y rematando su sesión con un remix del mítico ‘La linea de la vida’ de Xque. Un set que, aunque fue a las 9 y con poca gente, se sintió muy poderosa y nos obliga a apuntarnos su nombre para futuros eventos.

A continuación, llegó ya el turno del techno oscuro y retumbante que tanto le gusta a los fans de estos eventos. Con la sala a medio irrumpieron con fuerza los tracks de WNDRLST seguidos por un b2b entre Brecc y Vera Grace en el que la energía ya comenzaba a expandirse a golpe de melodías y bombo rematado con recursos como subidas y bajadas de intensidad, sonidos agudos, ritmos primitivos e himnos como ‘Your mind’ de Adam Beyer que hicieron que la pista comenzara a arder. Una sesión que se ayudó mucho y bien de los láseres y luces que la discoteca pone a disposición para hacer aún mejor la experiencia

Pero, si hablamos de alguien que usó de manera catedrática este recurso visual este fue Alt8, el irlandés nos deleitó con una sesión muy completa, desde “cantaditas” en inglés hasta ritmos oscuros y rotos pasando por melodías, intros impactantes y momentos de mucha expectación con los que el dj cebaba al público para rematar con pura potencia. Todo bañado con la iluminación y animado por sus gestos en cabina.

El set fue coronado con el ya típico remix aToro de I hate models, con el que “nos hizo bailar toda la noche” pero que guardaba una sorpresa. Esta vez, el mítico tema murió enterrado bajo los golpes secos y contundentes del hardtechno que apasionan a los fieles de Blackworks. Una sesión muy movida y perfecta para ese momento de la noche. 

A continuación, con el público ya entregado, llegó el segundo B2B, esta vez a cargo de Tham y Caravel. El alemán y la lusa mezclaron muy bien y nos regalaron una hora y media llenq de contundencia y alegría. Comenzaron con la misma energía que lo había dejado Alt8 ¡Y no la bajaron casi en ningún momento! Ritmos galopantes, drops explosivos , varios juegos con la mesa de mezclas e incluso improvisaciones  mágicas (algo que apreciamos mucho en los b2b de gente tan talentosa) hicieron que la Groove se rindiera a sus pies y saboreara este goloso entrante que precedía al plato fuerte de la noche.

Top 20 álbums 2022

La magia de Stan Christ y la potencia de O.B.I se combinaron para culminar una noche increíble

Aunque la energía era inmejorable quizá estábamos echando en falta algo más de “virtuosismo” y no tanta contundencia. Para ello, a las cuatro y media de la noche Stan Christ salió a escena. Uno de los artistas más aclamados (a pesar de su juventud) del cartel. El neerlandés demostró su amor a Madrid y a Blackworks en particular saliendo con la camiseta de la promotora y deleitándonos con, en nuestra opinión, una de las mejores sesiones que hemos visto últimamente. 

Comenzó su set de manera impecable jugando una de sus mejores bazas, su mítico hit, ‘Trepidation’. Con un inicio de tal calado solo podríamos esperarnos pura fantasía y así fue. Mezcló los kicks oscuros y la contundencia con pura melodía y tracks ácidos que iban derivando en ritmos casi más propios del hardstyle que del techno completando obras de arte como ‘Laughter’ , ‘Acid Error’ o su remix a ‘Techbocracy’ . Una demostración de elegancia, galones y show que hizo que la sonrisa que mostraba el propio dj (a pesar de su concentración) se transmitiera a la pista de baile.

Pero eso no era todo, para cerrar esta increíble noche subía a cabina la otra gran estrella del cartel, el germano, O.B.I. Un auténtico vendaval que hizo que el término hardtechno se le quedase incluso corto. Se habían acabado las melodías y las pinceladas de Stan Christ y llegaba la “brocha gorda.” Un ritmo agresivo e industrial típico de su país que llevó a la discoteca a otra dimensión. Contundencia y continuidad en sus ritmos dejando pocos momentos de descanso (si lo hacía, era con el propósito de calentar el ambiente antes de soltar otra bomba) fueron las claves de su set. Mención a parte a como controló el alemán las imponentes luces y los retumbantes altavoces de la sala madrileña.

Destacamos, sobre todo, la última hora ya que, la explosión de bpms que descargó en esos minutos fue algo impresionante. Podemos afirmar que fue una hora entera con temas, kicks y golpes de bombo dignos de cerrar la fiesta. Este cierre interminable, fue, a pesar de que comenzaban a encenderse las luces, uno de los mejores momentos de la noche. Un broche de oro perfecto para una nueva página en la historia de Blackworks

La mala noticia sino pudiste ir es que un evento así es difícilmente repetible por la fecha y por lo que se vivió. Por suerte, Blackworks tiene un mes entero de regalos para ti, en este artículo puedes ver su imponente programación para seguir bailando. ¡Rave is not a crime!

Estudiante de la UC3M y amante de las emociones y los sonidos fuertes. Todo lo que lleve el prefijo hard es bienvenido. Que nunca mueran las cantaditas ni el sonido makina! Arriba el buen rollo, las risas y los bpmS!