Solemos creer que los oídos no son tan vulnerables a agentes externos como, digamos, la piel o los ojos son vulnerables al sol. ¡Hay que proteger los oídos! Nos encanta escuchar música a todo volumen incluso a través de los auriculares. Cuando asistimos a conciertos o festivales queremos estar lo más cerca posible de los altavoces para sentir las vibraciones del sonido en nuestro cuerpo. Y, de todas las cosas malas que nos pueden pasar cuando asistimos a una discoteca, jamás se nos pasaría por la cabeza que perder la audición sea una de ellas.

Los adolescentes y adultos jóvenes sufren cada vez más de problemas auditivos y la razón parece ser nuestro entusiasmo por la música a volúmenes muy altos. No obstante, existen muchas maneras de prevenir la aparición de estas patologías, como los tapones para oídos, que son toda una moda en los festivales y conciertos en países escandinavos.

Si quieres saber de qué se tratan estos tapones especiales para conciertos, te recomendamos este artículo especializado en el tema. Además, a continuación te presentamos algunos datos sobre salud auditiva en los jóvenes y consejos para proteger y cuidar los oídos.

Problemas auditivos en jóvenes

Los jóvenes solemos subestimar el impacto que puede tener la exposición a ruidos muy altos en nuestra salud auditiva, y no damos importancia al hecho de proteger los oídos. Creemos que la pérdida auditiva, o hipoacusia, es un problema que afecta solo a los ancianos o personas de edad avanzada. No obstante, los estudios y estadísticas demuestran que cada vez son más los adolescentes y adultos jóvenes que presentan patologías de la audición.

La presbiacusia, o pérdida auditiva por envejecimiento, afecta al 40% o 50% de los españoles cuando alcanzan una edad promedio de 55 años. No obstante, se prevé que en un futuro muy cercano, serán las personas entre 40 y 50 años que comenzarán a sufrir de presbiacusia.

Según la OMS, la mitad de las personas entre 12 y 35 años corren un grave riesgo de sufrir de problemas auditivos debido a la exposición a ruidos excesivos por mucho tiempo. Estamos hablando de 1.100 millones de personas que están en peligro. Además, para el año 2050, el 10% de la población mundial sufrirá de problemas de audición. Pero la hipoacusia no es el único problema.

¿Has estado en una discoteca y al salir notas que tus oídos zumban? El tinnitus, mejor conocido como acúfenos, es una alteración en la audición que hace que una persona escuche zumbidos, chasquidos o pitidos que no provienen de ninguna fuente externa. Y una de las causas de esta afección es la exposición a ruidos extremos. En el mejor de los casos, el pitido desaparece después de unas horas. Pero en algunos casos esta condición puede durar meses, años o incluso no desaparecer jamás.

Salud auditiva: ¿A qué volumen es recomendable escuchar música?

Problemas auditivos en jóvenes

¿Qué sonidos causan problemas auditivos?

Son varios factores los que pueden desencadenar problemas de hipoacusia y tinnitus: escuchar música con auriculares a todo volumen, asistir a conciertos y discotecas con frecuencia y sin protección, además de estar expuesto a ruidos ambientales muy fuertes.

Los ruidos que superan los 85 dB se pueden soportar durante ocho horas seguidas sin riesgo. A medida que esta cifra aumenta, el tiempo seguro de exposición se reduce considerablemente. Pero además, las frecuencias a las que nos exponemos también pueden afectarnos de distintas maneras.

Contrario a lo que podríamos creer, son las frecuencias graves y no las agudas las que más perjudican la audición. De hecho, algunos expertos aseguran que los estilos como el rock son más perjudiciales que los géneros más melódicos como la música clásica, aunque se escuchen con el mismo volumen.

Por otro lado, los sonidos inaudibles también pueden afectar el oído de manera negativa. El ser humano es capaz de escuchar sonidos de entre 20 Hz y 20.000 Hz. Cualquier sonido por debajo de los 20 Hz o que supere los 20.000 Hz es inaudible para nosotros, pero aún así pueden afectar nuestra capacidad auditiva de manera negativa.

Recomendado: ¿Cómo puedo sobrevivir a un festival?

¿Cómo proteger los oídos?

¿Cómo proteger los oídos?

Estos son los tiempos de escucha seguros según los decibelios que emiten los reproductores, conciertos, etc. Excederse en el tiempo de exposición a estos sonidos siempre conlleva un riesgo para los oídos:

  • 85 dB es el máximo recomendado para escuchar música en reproductores. El tiempo de exposición no debe superar las ocho horas seguidas.
  • 100 dB es lo que alcanza, en promedio, la música en los festivales, conciertos y discotecas. El tiempo de exposición segura es de apenas quince minutos seguidos.
  • 105 dB es el volumen máximo que alcanza el reproductor de música promedio. Solo cuatro minutos seguidos son seguros.

Esto no quiere decir que debes dejar de escuchar música o no volver a asistir a un concierto en tu vida. Estos son algunos consejos que te ayudarán a prevenir los problemas de audición relacionados con la exposición a volúmenes extremos:

Mantén un nivel de volumen adecuado

No deberías usar tus altavoces o auriculares a todo lo que dan. Aunque a veces puedes estar tentado a hacerlo debido a los ruidos ambientales, intenta no superar el 60% del volumen, sobre todo cuando usas auriculares. Unos cascos con cancelación de ruido podrían ayudarte ya que reducen los ruidos externos indeseados y así no tienes que usarlos al máximo de su capacidad. Hazle caso a tu smartphone cuando te advierta que estás abusando del volumen.

Reduce el tiempo de exposición a ruidos dañinos

Esto es especialmente cierto cuando se trata del uso de auriculares. Los expertos coinciden en que no se deben usar por un tiempo prolongado. Algunos incluso recomiendan un tiempo de exposición máximo de una hora diaria.

Usa tapones para conciertos

En el caso de esos lugares en los que no puedes controlar el volumen de la música, es muy recomendable usar tapones para los oídos. En los países escandinavos y del norte de Europa, los jóvenes saben que deben proteger sus oídos si quieren seguir disfrutando su música favorita. Es por ello que en los festivales y conciertos casi todos los asistentes llevan puestos protectores auditivos.

No estamos hablando de los clásicos tapones de espuma que se usan para nadar o cuando los vecinos no dejan dormir. Existen varios tipos de tapones para conciertos que permiten que la música llegue a tus oídos con todas sus notas y matices, pero a un volumen reducido.

No permanezcas cerca de los altavoces en un concierto o discoteca

Nunca, definitivamente nunca, te plantes junto a los altavoces o bafles que se usan en los conciertos, festivales y discotecas. Estos están diseñados para proyectar la música a cientos de metros de distancia y estar muy cerca de ellos es realmente peligroso para tus oídos, especialmente si no estás usando ningún tipo de protección. ¡Debes proteger tus oídos!