Instagram Wololo Sound

El entramado de géneros musicales en los que se ha ido dividiendo la música electrónica con el paso de las décadas es algo que siempre genera debate. Cada año salen a la palestra varios nuevos géneros o matices dentro de los géneros, y cada año hay por tanto varios artistas que se suben a ese “carro” con pasmosa facilidad. Y otros tantos a los que todo esto les da igual. En el otro lado, el de los consumidores de música electrónica, siempre tenemos el grupo de los “aventureros” que escuchan géneros y géneros sin hacer ascos a casi nada, y el de los “puretas”, gente aferrada con uñas y dientes al género que les enganchó al mundillo. Seas de un grupo o de otro nunca está de más conocer nuevas tendencias y sonidos. En los últimos años hemos visto un creciente número de lanzamientos etiquetados como ‘música electrónica orgánica’ o, mucho mejor para el oído, ‘Organic Electronic Music’. ¿De qué os estamos hablando?

La ‘Organic Electronic Music’ es el género musical que nos transporta a un lugar idílico, paradisíaco y natural. Los tiempos cambian y al igual que el mundo se mueve cada vez más hacía el intento de conseguir el equilibrio ecológico premiando todas las fuentes de energía naturales, renovables y orgánicas, este género musical trata también de alguna manera de despegarse de los sonidos ruidosos, fuertes y rotos de, por ejemplo, el techno industrial o ácido para hacer un alto mental en el camino que nos transporte a ese “modo zen” que tanto se necesita de vez en cuando. ‘Organic Electronic Music’ es paz y armonía.

Imaginando mentalmente a lo que nos estamos refiriendo en las anteriores líneas, muchos ya habrán pensado en festivales como Burning Man. Indudablemente este conocido festival americano pone la parafernalia y la ambientación necesaria para concibir esta tendencia musical como tal. Cercano al deep house o al chill y coqueteando con el downtempo, la ‘Música Orgánica’ tiene siempre varios aspectos orientales, tribales o exóticos.

Son varios los artistas que pueden hacernos ver un poco más de que estamos hablando. Nicola Cruz, Bedouin, Be Svendsen o Fahlberg, son algunos de los productores que más ejemplos de lo mencionado nos han dejado en los últimos meses. Si estáis cansados de leer y queréis escuchar de una vez de qué os estamos hablando, os dejamos a continuación algún que otro ejemplo de este género musical. ¿Qué os parece?