Instagram Wololo Sound

Vaya año 2020 nos ha tocado vivir, ¿verdad?. Muchos lo tachan como el peor año de las vidas de toda una generación (o de un par de ellas), pero parece que lo peor está por venir. El apartado económico, motor de nuestras vidas nos guste más o menos, tardará varios años en remontar. En la industria musical también se estima que difícilmente tendremos una vida cercana a la normal antes de 2023. ¿Cómo era la vida antes del virus? ¿Qué nos hemos perdido en este 2020?

Dejar los ahorros de los últimos meses en una semana “a todo trapo” en Ibiza

Qué tiempos aquellos cuando nos mentalizábamos durante semanas de lo que iba a pasar en esa isla del Este de la península. Ibiza es especial, Ibiza tiene vida propia. Y economía propia. Tener la posibilidad de ver a seis o siete artistas de primer nivel en una misma sala en una misma noche tiene su precio e Ibiza saber como hacer que lo pagues. Se echan de menos esas consumiciones de 18€, ese ambiente enloquecido en esos eventos hasta el amanecer. Se echan de menos los openings, los closings y las raves inesperadas en las calas más bonitas del Mediterráneo.

Buscar desesperadamente a Antonio en el camping de Dreambeach

Si no sabes “quién” es Antonio o de qué diantres estamos hablando, es mejor que pases directamente al siguiente punto. El segundo personaje más buscando en España, después de Wally, no hará este año que nos dejemos parte necesaria de nuestras cuerdas vocales en su búsqueda. Ese sol abrasador, esa brisa marina en el atardecer, esos diez minutos andando desde el camping hasta los stages, esa piscina, esos baños tan higiénicos… Dreambeach se ha convertido en casi una religión, una secta de la diversión con sus propios cánones. Dreambeach, como concepto, se echa mucho de menos.

Salir de A Summer Story a las 6:30 AM y llegar a casa a las 9:00

Esto también lo echamos de menos. Esas lanzaderas interminables, ese polvo creando su propio hábitat en el interior de nuestros orificios nasales. Bailar en la Ciudad del Rock en San Juan se ha convertido en algo tan madrileño como el chocolate con churros de San Ginés. A Summer Story es parte de la vida de una generación y es uno de los eventos que más hemos echado de menos en 2020. Volveremos a bailar Oro Viejo, a trabajar nuestras cervicales con el techno agresivo de los sábados o a amanecer con artistas de la talla de Deamau5.

Bailar trap, techno y experimental en la misma media hora en Sónar

Si hay un evento que signifique diversidad, ese es Sónar. El show más experimental de la península no pudo abrir sus puertas este pasado mes de junio, y echamos de menos poder movernos entre programaciones que solapan a Rosalía con Oscar Mulero y Laurent Garnier. El sitio ideal para descubrir tendencias y jóvenes artistas, el festival más reconocido de nuestra querida Cataluña, también volverá a abrir sus puertas muy pronto. No guardéis muy a conciencia vuestras gafas de sol de época y vuestras riñoneras.

Facturar más de 50 pendrives de camino al Amsterdam Dance Event

Si eres productor sabes de lo que estamos hablando. Hubo una época en la que la tercera semana del mes de octubre era la más importante para vosotros. Amsterdam Dance Event es multiplicar por diez las posibilidades de que tu artista o sello predilecto escuche tus demos. Una semana en la que las calles de la capital holandesa respiran música electrónica por los cuatro costados y donde absolutamente todo el mundo se muestra un poco más amable ante sus fans. Showcases, demodrops, conferencias y millones de actos más componen el que es, en opinión de un servidor, el mejor evento de la industrial a nivel mundial.

“Los domingos son los nuevos viernes”, by Brunch -In The Park

¿A quién no se le ha complicado un domingo un poco más de la cuenta alguna vez? Desde que existe el concepto “brunch” en nuestro país esto sucede más de lo que a nuestros jefes les gustaría. La aparición de Brunch -In The Park hace unos años, principalmente en Madrid y Barcelona, ha provocado más resacas de lunes de las que a muchos nos gustarían. Y, por supuesto, muchos bailes y atardeceres inolvidables. La organización de esta sesión fue de las primeras en manifestarse tras la pandemia, dejando claro que en principio no realizarían ningún evento con medidas que permitieran el disfrute “a medias” de los asistentes y que esperarían a que la normalidad fuera totalmente sana y usual. Pero… ¿cuánto queda para eso?

Bailar con barro hasta las rodillas en el cauce del río Sella

Quien ha pisado alguna vez el recinto de Aquasella sabe de lo que hablamos. No existe otro festival en España donde en pleno agosto necesitemos tres capas de ropa para bailar al amanecer. Y que poco nos importa. El ambiente de Aquasella es único en España. Uno de los eventos que más fieles congrega cada año. Fieles en el más puro estilo de la palabra, claro, ya que son miles y miles los que coleccionan pulseras del prau en la habitación de su casa. La verdad sea dicha, la escasa oferta de festivales de esta categoría en Galicia, Cantabria y León hacen de Aquasella una cita obligada para los amantes del techno… y los asturianos tampoco son de decir que no a una buena fiesta.

Sobrepasar los límites del multiverso en el parking de Fabrik

Que sí que sí, que no vamos a venir ahora a discutir que no todo el mundo que va a Fabrik lo hace por la música. Gente rara la hay en todas partes y el concepto “parkineo” se ha inventado en esta archiconocida sala madrileña. Un ritual ancestral que hace que tener una banda sonora diferente cada 6 metros en un coche cada cual más pintoresco parezca una idea bastante aceptable dadas las circunstancias. Echamos de menos La Resistencia, CODE, 150 y, qué narices, ¡hasta las UniversiParties!. Estamos en un momento del año en el que nos valdría cualquier cosa… ¿O no?

Inventar tu propio algoritmo para ver a todos tus artistas favoritos en Tomorrowland

“Solape: Cubrir total o parcialmente algo con otra cosa”. Los que han ido a Tomorrowland saben que ver a todos tus artistas predilectos es casi inviable y que si además quieres ir al baño y comer de vez en cuando es muy posible que te pases 12-13 horas a la carrera. Es tal la cantidad de djs y géneros que acontecen en el festival belga, para muchos el mejor del mundo, que es totalmente imposible no perderse nada. Sabéis esa de, ¿a quién quieres más, a papá o a mamá? Pues id ordenando a vuestros artistas preferidos de uno en uno porque vais a tener que dejar a alguien fuera en (recemos muy muy fuerte) Tomorrowland 2021.

Volver a aspirar arena del desierto en el festival de Monegros

Hace poco escuchaba en una entrevista al cachondo de Andrés Campo que tenía muchas ganas de que las nuevas generaciones vivieran lo que es Monegros Desert Festival. No sé si con mis 29 años tendría que considerarme nuevas generaciones de nada, pero yo tampoco conozco esta experiencia. Y me muero de ganas. Monegros es, según los veteranos del lugar, el mejor festival de música electrónica de la historia de España. Palabras mayores, pero palabras en las que no dudo ni un segundo. El lugar más inhóspito de la región aragonesa alcanzó fama internacional con las visitas de los artistas más importantes de la escena. 2020 era el año de su regreso y todo se ha quedado en un “parecía que sí”. ¿Será 2021 el año de la esperada vuelta del evento de eventos?


¿Cuál ha sido el plan que más has echado de menos este año? ¿Cuál es esa fiesta que lamentas haberte perdido en 2020? ¡Te leemos en nuestras redes sociales!