Banner Iberian Festival Awards 2020

Lost Lands, el festival de Excision, logra el sold out un día antes de su celebración y se consolida en este 2019 como el mejor festival de dubstep a nivel global

Hemos cerrado este verano por todo lo alto asistiendo a la tercera edición del mayor festival de dubstep del mundo, que ha tenido lugar en el recinto de conciertos Legend Valley, ubicado en la ciudad de Columbus (Ohio). Lost Lands, el festival del archiconocido artista de dubstep Excision, se ha proclamado este 2019 como la mayor cita mundial del dubstep y como uno de los mayores festivales del continente americano.

Respecto a los años anteriores, esta vez decidieron ampliar el recinto para que pudieran asistir más personas, llegando así a las 100.000 que llenaron el valle en este increíble tercer aniversario. En cuanto al alojamiento, el festival ofrece en su página web hoteles cercanos al recinto y varios tipos de camping además de autobuses desde diferentes destinos de Estados Unidos para que la gente pueda asistir al evento con facilidad. Aunque estemos hablando de un festival donde cualquier amante del dubstep desearía asistir, hay que decir que la organización de la zona del parking deja mucho que desear, ya que no supieron controlar a todos los vehículos que iban llegando y los precios para aparcar eran excesivos (aproximadamente $60 por un bono de tres días o $35 por día si no comprabas el pack).

A pocos metros del parking, antes de acceder al recinto, ya se podían apreciar dinosaurios interactivos y decoración a juego con la temática ‘Tierras Perdidas’, preparado para recibir a los headbangers y envolverlos en un ambiente prehistórico. Por parte de la organización dentro del recinto no hemos echado nada en falta, ya que ofrecían puestos de comida de diferentes tipos, bebidas variadas, merchandise de artistas que actuaron y del propio festival, varias tiendas de ropa (externas al festival) y accesorios para completar los ‘outfits’ de los asistentes. Estuvieron presentes varias marcas reconocidas que colaboran con artistas para vender su merchandising cómo Electric Family, Scummy Bears y Elevated Life.

Procedamos a hablar de los artistas que estuvieron presentes en esta tercera edición.

Empezamos por el primer día, donde uno de los primeros que escuchamos fue el joven australiano Marauda (ex-Mastadon), que era una de las primeras veces que se le veía bajo el nuevo nombre artístico, y nos sorprendió gratamente. Es un artista que pese a su corta edad nunca defrauda. Seguidamente, actuaba en el Prehistoric Paradox (Mainstage) Subtronics. Sin duda uno de los artistas que más cumplió con las expectativas del público durante su set. En las primeras filas y hasta la mitad de la pista era imposible acceder, por la gran afluencia de gente que quería presenciarlo desde cerca. Su gran hit ‘Griztronics‘ junto con GRiZ sonó en la mayoría de los sets, cada uno con su toque en el drop, para dejar que el público les dedicara su mejor headbang.

Finalmente, el trío de la discográfica inglesa Circus Records (Cookie Monsta b2b Doctor P b2b Funtcase) dejó muy satisfechos a todos los asistentes del festival, sin embargo, no se notó demasiado la presencia de Cookie Monsta, ya que apenas puso sus temas más icónicos cuando los otros sí que lo hicieron.

Una de las actuaciones más esperadas del segundo día, sin duda, era la del metalero Sullivan King que fue única ya que mientras pincha, ofrece un espectáculo tocando la guitarra eléctrica en directo. El público enloqueció canción tras canción con los sonidos más duros de este estilo peculiar dentro del Dubstep que es el Metalstep.

Svdden Death, fue uno de los artistas que más veces sonó durante el festival con su tema más reconocido ‘Behemoth‘. Y como era de esperar, no podía faltar en su set la versión VIP del mismo.

El line up del Sábado contaba con una actuación sorpresa, y aunque el artista ya lo había anunciado en su Twitter, se comunicó un par de horas antes del set. En el momento de ver en directo el secret guest, la pista del Wompy Woods (Escenario secundario) estaba más llena que nunca. Finalmente llegó la hora, apareció el DJ Inglés Trampa, rompiendo con ‘Rumble’ el famoso tema de Excision y Space Laces. Se especula que esta actuación fue un apaño de última hora porque el DJ que iba a asistir en realidad tuvo un imprevisto. Inicialmente estaba situada en el Prehistoric Paradox, pero la cambiaron según el imprevisto.

El domingo fue día de varias actuaciones en b2b que nos hicieron disfrutar mucho.

Apenas hacía pocas horas que había empezado el último día y ya nos estábamos quedando sin aliento con la actuación de Figure b2b Protohype, un set que llenaron prácticamente con temas propios.

A media tarde, fueron Said The Sky y Dabin los encargados de traer el sonido más light del bass al Prehistoric Paradox, con un b2b que nos deleitó y nos dió un respiro del headbang durante unos minutos.

Después pudimos ver a Slander y Spag Heddy, dos grandes artistas que consiguieron una combinación en la que convirtieron una puesta de sol en un momento único y digno de ser visto.

Llegamos al final de la noche y al final de este viaje que nos ha hecho desatar muchísimas emociones y vivir actuaciones memorables, con un set muy aclamado por el público Excision b2b Illenium. Los dos headliners nos ofrecieron una actuación variada, donde incluyeron desde los toques más duros de Excision junto con los sonidos más melódicos de Illenium, se encargaron de cerrar el gran festival por todo lo alto. Y no podrían acabar mejor el set que con su última colaboración ‘Gold (Stupid Love)’ que en el segundo drop mezclaron con una nueva ID de los mismos.

Algunos artistas durante su actuación sacaron a otros como sorpresa, es el caso de Svdden Death que durante 10 minutos aproximadamente actuó con Eptic (que no estaba en el lineup). En el set Sullivan King también pinchó junto a Kai Wachi una canción en la que colaboraron y estuvieron los dos en el escenario en ese momento. Durante la actuación sorpresa de Trampa aparecieron dos djs de renombre que ya habían pinchado antes Subtronics y Sullivan King.

Este año añadieron una Pre party un día antes del festival, en la que actuaron 21 artistas del cartel juntos. En ese inconcebible b2b se notó mucho la presencia de los estadounidenses Kompany y Subtronics.
Cada dia al acabar el festival aún había más actuaciones (¡por si no había suficientes!) en los after parties que se celebraban dentro del mismo recinto de 00:00 a 04:00 de la madrugada.

En el recinto del camping había varias actividades durante la mañana como: yoga, masajes, Dino Dance Battle, meditación, Fossil workshop entre otras.
No hacía falta adquirir el abono con acampada porque toda persona (con cualquier tipo de entrada) podía acceder a estas actividades.

Muchos de los artistas anunciaron en sus redes un meet & greet en algún punto del festival, para dedicar unos minutos a los asistentes.

¡Y aquí viene la gran pregunta que os estaréis haciendo todos! ¿Es muy caro asistir al Lost Lands?
Respecto al precio, es mucho más asequible de lo que la gente piensa. El festival ofrece la posibilidad de pagar en 3 plazos cualquier tipo de entrada que quieras adquirir.

En nuestro caso adquirimos la preparty, que podías comprar a parte del abono por $61 y el pase VIP para los 3 días, que tiene un coste de $398, en el que dentro del recinto en la ‘VIP Viewing area’ había un pequeña carpa que ofrecía complementos gratuitos básicos para sobrevivir en el festival: desodorante, caramelos, crema solar, glitter (purpurina), etc..

El precio por una entrada VIP es excesivo en comparación a lo que incluye, ya que el mínimo detalle que tienen es regalarte un pin del festival y tapones para los oídos,que es un detallazo pero esperas mucho más. En cambio, en otros festivales algunos abonos VIP llegan incluso a tener barra libre.

A continuación os dejamos un breve resumen de los gastos que conlleva un viaje desde Barcelona a Estados Unidos y una vez allí un par de consejos si queréis aventuraros a asistir al festival.

Si habéis viajado alguna vez, sabréis que el precio de los vuelos puede variar dependiendo del destino y la fecha en que hagáis la reserva, en nuestro caso compramos los billetes de avión 6 meses antes del festival con destino Newark en Nueva York y un coste de 270€. Este aeropuerto está situado bastante lejos del recinto, unas 8 horas en coche, pero estaba de oferta en ese momento y no lo dudamos ni un segundo (¡ya teníamos clarísimo que queríamos a asistir!). Alquilamos un coche durante la semana que pasamos en Estados Unidos para no tener que depender del transporte público, nos pareció una buena opción ya que el aeropuerto nos quedaba bastante lejos y así podíamos ir sin problema a la hora que queríamos al festival. Hemos de admitir que somos un poco caprichosos e invertimos más dinero, concretamente $1,000 (entre 4) para disfrutar del viaje con un coche de alta gama, un Ford Mustang GT. Hay infinitas opciones y multitud de páginas web para alquiler de coches, pero aquí os dejamos un enlace. Encontramos un hotel llamado La Quinta Inn, muy económico, que estaba apenas a media hora en coche del recinto y pagamos aproximadamente 50€ por cinco noches con desayuno incluido. Aparte de todos los gastos anteriores, siempre es recomendable que llevéis dinero extra ya sea para la comida o cualquier imprevisto, sobretodo para poder comprar recuerdos y merchandise dentro del festival (¡os váis a querer comprar toda la tienda!).

Y esto ha sido todo en un muy frenético Lost Lands. Nuestra primera experiencia más allá del charco y que, sin duda alguna, nos deja con ganas de mucho más. El trabajo de Excision y su equipo ha sido espectacular y sin duda alguna, está claro que este festival no hará más que crecer.

Banner Iberian Festival Awards 2020