En la entrevista número 27 de la temporada hablamos con un artista nacional más que conocido y que ahora ha dado un giro completamente diferente a su carrera. Hablamos del catalán Manu García, anteriormente conocido artísticamente como UNER, quien acaba de estrenar su álbum debut, ‘Hopeyard’, como NIN3S. Vamos con las preguntas:

WOLOLO SOUND: Comencemos hablando sobre tu situación artística actual. Tras dos años en las sombras, has aparecido bajo el nuevo nombre de NIN3S, dejando atrás a Uner. ¿Cómo se creó y se desarrolló este proceso? ¿Influyó en tu decisión la pandemia?

NIN3S: Antes de nada, un placer hablar con vosotros y gracias por darme el espacio para ello. Bien, retomando la pregunta, la decisión ya venía de mucho antes. Era algo que ya tenía en mente desde hace varios años. La prueba es que hay canciones del disco que ya las compuse (no produje) en 2017. Pero la decisión no tuvo nada que ver con la pandemia. De hecho, yo hice el último show como UNER el 6 de septiembre de 2019. Esa fue la fecha que, con anterioridad (a principios del mismo año), elegí para que fuera la última vez que se me vería como UNER en un escenario/cabina. Mucha gente me llamó loco por “bajarme del carro” y no entendían el porqué. También le sorprendió a muchos porque no lo grité a diestro y siniestro en redes (mis decisiones son mías y no necesito ese tipo de atención) y al cabo de unos meses, el mundo se paralizó y todo el mundo tuvo que parar forzosamente. Así que gracias Dios, ya venía preparado…

Ahí inicié un tiempo de descanso mental y físico y llegó el momento de centrar toda mi energía y mi mente en este nuevo proyecto (y algún otro que aún está por descubrirse), así como en mi otro proyecto profesional con Orfeo, cosa que había sido imposible hasta ese momento por falta de tiempo.


WS: Se trata de un alias con el cual presentas un sonido más elaborado, que va más allá ya de lo propiamente establecido. ¿Consideras que la pandemia ha sido un proceso de cambio para muchos artistas?

N: A nivel personal, ese cambio (como comentábamos antes) no fue fruto de la pandemia aunque esta si que entorpeció un poco el proceso de grabación de algunos músicos ya que teníamos que estar encerrados, sin viajar, etc. e hizo que todo se retrasase aunque eso, al final, vino a mi favor.

Con respecto al resto del panorama artístico, tenía la esperanza de que sí fuera a forzar un gran cambio ya que durante la pandemia vi y escuché a muchos artistas quejarse de muchas cosas. Eso me hizo pensar que muchos cambiarían ciertos hábitos, que intentarían dar un paso mas allá… pero nada mas lejos de la verdad. Hay una gran parte de la escena que ha vuelto a seguir vendiendo la misma película, desafortunadamente. Ya muchos, en cuestión de meses, no se acuerdan de los lloros de estos dos últimos años… Una lástima que tengamos esa “memoria de pez”.


WS: En tu caso aparece ‘Hopeyard’, tu álbum debut. Un álbum de lo más especial ya que recoge mucho significado para ti. ¿Consideras que es tu trabajo más personal hasta la fecha?

N: Absolutamente es mi trabajo más personal como músico, como productor y como persona, porque lo único que he hecho con él es expresarme como tal, abrirme en canal y no pensar en hacer música para tener shows, ni para que un agente pueda ganarse una comisión, ni para agradar al dj que turno para que ponga mi música y así el promotor de turno se acuerde de ti ya que no eres de los que entra en el juego de los afters.

Así que afortunadamente, al no tener que agarrarme a ninguno de esos estigmas/paradigmas, he podido mostrar mi cara más personal, lo que realmente soy, lo que realmente se hacer y quiero hacer. Sin caer ni intentar caer en modas ni en estilos/etiquetas. Simplemente música sin condiciones.


WS: Un proyecto muy personal enfocado a una electrónica que busca una constante fusión con el jazz, consiguiendo una cohesión perfecta, con influencias propias de artistas tan importantes como Jean Michele Jarre, pasando por Depeche Mode o Massive Attack, hasta Ludovico Einaudi o, incluso, Bach. ¿Cómo fue su proceso creativo? ¿Te fue difícil la elección de los tracks que conforman el álbum?

N: El proceso creativo como tal no ha sido un proceso largo. El proceso mental, el proceso de encontrar el camino que realmente me definía si que fue más largo ya que venía con una influencia a nivel laboral de 10 años poniendo y produciendo música de baile y al principio me daba vértigo y me atacaban miles de dudas al sentarme a componer y hacer algo no destinado a un club. Pero tomé un tiempo de distancia, de silencio y todos esos miedos se disiparon la primera vez que me volví a sentar al piano habiendo dicho adiós a UNER definitivamente. Fue como un proceso de disociación mental forzada. Y estoy muy contento de haberlo hecho, haberlo conseguido y hacer superado ciertas barreras y temores.

También la ayuda de la gente que tengo a mi lado me ha ayudado a ser más yo que nunca: mi mujer, mi madre, toda la gente que, de un modo o de otro, ha participado en este proyecto… todos son parte de NIN3S y sin ellos, probablemente no habría sido lo mismo.

A nivel de creación, lo más difícil fue elegir que temas quedarme para finalizarlos y centrarme en ellos y que temas no incluir en el primer álbum. Tengo mucha música escrita durante todo este tiempo que estoy seguro que irá saliendo en su debido momento (bien… te puedo adelantar que saldrá (Risas). Todo tiene su momento.


WS: En esa fusión también haces una apuesta por estructuras que se salen de lo convencionalmente establecido. ¿Crees que hace falta una mayor exploración musical en las escenas populares?

N: Si te soy sincero, nunca me he puesto a escuchar la música con la capucha de juez o verdugo. Es decir, afirmar o no si falta mayor exploración en las escenas populares sería demasiado pretencioso. Lo que si te puedo decir es que creo que falta valentía por parte de algunos sectores más populares en hacer cosas mas personales. Conozco muchos artistas que no lo hacen por miedo, ¡muy reconocidos! y eso hace un flaco favor a la cultura musical ya que hay gente ahí arriba, en el “Olimpo” de la música que el poder de su palabra podría cambiar una escena por completo de un plumazo, pero se arrodillan solo antes el poder de los billetes. De todos modos, vemos una evolución positiva hacia ese camino y creo que veremos, en futuros muy cercanos, artistas rompiendo sus propios moldes y eso será buenísimo para todos.


WS: El álbum ve la luz en el prestigioso sello Dorado Records, que fue fundado por Ollie Buckwell en 1992. Siendo un sello en el que se ha estrenado diferentes enfoques musicales, apostando ahora por tu jazz electrónico. ¿Qué tal ha sido el proceso de firmar con ellos?

N: Pues la verdad que fue un proceso sencillo. Entendieron el álbum y el concepto desde el principio y creyeron en mi al 100%, cosa que ha hecho muy fácil el camino. Tenemos una relación muy buena, hablamos casi todos los días, disfrutamos juntos de las cosas que se van consiguiendo día a día. Además, Ollie es una bellísima persona, con grandes ideas, con grandes consejos que ofrecer y sobre todo con un gran poder de escuchar las opiniones de los demás y valorarlas… He aprendido muchísimo de todo el equipo que ha trabajado conmigo en todo el proceso y Ollie ha sido un pilar clave en todo ello, una vez terminado el álbum.


WS: Actualmente resides en Estados Unidos y se nos ocurre una pregunta que decirte. ¿Crees que si ‘Hopeyard’ hubiese estado producido en España tendría un enfoque diferente?

N: Si ‘Hopeyard’ hubiera sido producido íntegramente en España, no se llamaría ni ‘Hopeyard’ (Risas).

Ahora en serio… no se lo que habría sido ni el resultado final al que habría llegado, pero es muy probable que no. Aunque la música sale totalmente desde dentro de mi, yo no soy el mismo todos los días y el estar en otro sitio, lejos de tu tierra natal, con una vida completamente diferente, con imputs nuevos, con aires frescos y sobre todo con motivación renovada, ha hecho que esto sea como es ahora.

Además, como os comentaba anteriormente, ¡la energía de la gente que me rodea me da luz!

Como ejemplo, ‘Khokhoba’ lo escribí en la estancia la cual es ahora mi estudio, encima de una mesa de plástico plegable, mientras la que es ahora mi mujer, jugaba y reía con su hijo en el suelo a mi lado.

¡La felicidad nos hace libres y nos transforma absolutamente!


WS: Una vez estrenado tu álbum debut como NIN3S, ¿qué podemos esperar ahora de tu nuevo alias? ¿Te veremos actuando este verano? ¿Cómo describirías la actuación de tu nuevo proyecto?

N: No creo que ya me veáis actuando este verano. Hay mucha gente que me lo pregunta pero no, aún le queda un poco de trabajo a eso ya que, al igual que el álbum. No quiero que sea un show y ya está, sino algo muy especial y en eso estoy trabajando, pero sin prisa, sin estrés de llegar a una fecha en concreto… solo con la intención de crear algo muy bonito. En eso estoy, aunque también estoy trabajando en la composición de todos los nuevos temas y en mis  proyectos cinematográficos que en breve os presentaremos. El verano 2022 será un largo verano… Así que realmente nadie sabe cuándo, dónde, o qué puede suceder.


Y para acabar unas preguntas cortas:

WS: ¿Comida favorita?

WS: Patas fritas con huevos fritos, ¡SIN NINGUN TIPO DE DUDA!!

WS: ¿Una ciudad para vivir?

N: Allá donde me encuentre como en mi casa.

Como dirían muchos, “allá donde mi corazón esté” y ahora está aquí.

WS: ¿Artista con quien compartir una sesión de estudio?

N: Ludovico Einaudi junto a Hans Zimmer y William Bevan. Y si Roger Waters se quiere pasar un rato, ¡es más que bienvenido!

WS: ¿Instrumento favorito?

Piano.

WS: ¿Tu tema favorito (propio)?

N: Buffff demasiado complicado elegir (Risas).

No voy a elegir uno, pero si puedo decirte que ‘Devil’s Hopyard’ es MUY especial para mi.

WS: ¿Un tema no electrónico?

N: ‘Lacrimosa’ de Mozart, entre otros miles y miles.

Otro enganchado a esto que llaman música electrónica. Principalmente centrado en el componente melódico, el techno. el sentimiento rave y los breaks.