Music Business Academy

Hoy cerramos la tercera temporada de nuestra sección La Escena Andaluza con uno de los clubes más destacados de toda la comunidad, caracterizándose por la apuesta de diversos estilos electrónicos. Hemos tenido una larga y tendida charla con el equipo de Prisma, vamos con las preguntas.

WS: En este 2021 Prisma cumplirá 5 años. ¿Cómo se originó el proyecto? ¿Cuánta gente lo conforma?

P: La idea principal del proyecto nace de la unión de diversos colectivos y personas afines a la escena. Durante esta primera etapa se buscaba solventar los problemas o inconvenientes, que encontraban los promotores de música electrónica en Sevilla a la hora de organizar sus eventos. Poco a poco, se fue afinando, se quería un lugar diferente a lo que ya conocíamos, diferente desde los cimientos. Se pretendía conseguir un lugar en el que la experiencia del visitante fuera realmente especial, crear un lugar donde fomentar la cultura y disfrutar de la música electrónica en su amplitud. Por otro lado, la gestión de la sala, y de todas las tareas de la misma, también correspondían, y corresponden, a un paradigma diferente, ya que desde el minuto cero, la organización del trabajo es horizontal, todas las tareas tienen la misma importancia, y todos los socios trabajarían en ellas, se puede destacar también, que el trabajo que se aporta es de carácter voluntario, cada uno hace lo que puede en medida de sus posibilidades en ese momento. Todas las cuestiones de este proyecto se tratan mediante asamblea, funciona como un colectivo, y toman sus decisiones mediante consenso. El uso del diálogo, y la horizontalidad son claves.

Fue posible llevarlo a cabo gracias a dos cosas, el micromecenazgo, en el que 15 compañeros aportaron su propio dinero, y la fuerza de trabajo y tiempo, así como materiales que aportaron muchos otros.

Prisma es un organismo vivo, desde el principio, son más de 30 personas las que forman el equipo, pero no siempre han sido las mismas. Hay compañeros que estuvieron al principio, y que por unas u otras circunstancias, no se encuentran ahora en el equipo de Prisma.  Al ser un proyecto abierto, toda la persona que quiera aportar o formar parte del mismo, está invitado a asistir a una asamblea y conocer Prisma desde dentro, si existe una simbiosis entre esa persona y el proyecto, y tras un proceso de acogida, todo está hecho.


WS: Si algo caracteriza a Prisma es la variedad de estilos que podríamos encontrar en sus programaciones; Techno, House, Electro, Drum & Bass, Breaks… ¿En qué momento decidís apostar por esta variedad? ¿Qué criterios seguís para contratar a un artista?

P: Somos MELÓMANOS con mayúsculas, desde que Prisma abre sus puertas, tiene una gran variedad de marcas, como Prisma·Gravitación, Prisma·Tangencial, Prisma·Reserva Techno… dedicadas cada una a un estilo, si bien es cierto que algunas quedaron relegadas a eventos puntuales, por tener menor acogida. Hay público de diferentes gustos, y entre nuestro propio equipo contamos personas que pertenecen a colectivos de diferentes estilos. Si algo nos caracteriza es nuestro carácter abierto, no podíamos, ni queríamos elegir. En un principio, ni siquiera pensamos dedicarnos solo a la música, si no a diferentes corrientes artísticas. Prisma es un lugar de expansión.

A la hora de contratar a un artista en Prisma siempre nos dejamos sentir, nos basamos en nuestro propio gusto, buscamos que haya calidad, nos atrae lo experimental, la vanguardia.

Tenemos en cuenta otros aspectos, se analiza el público que ese artista puede atraer, qué música ha hecho últimamente, si ha estado alguna vez en Sevilla, o en España… se hacen una serie de cálculos, con el precio, etc.

El objetivo es siempre ofrecer una experiencia sonora única a nuestro público.


WS: En vuestro historial aparecen artistas de la talla de Perc, Paula Temple, Enei, QZB, Djrum, Skee Mask, DLR y muchos más. ¿Qué noche recordáis con más cariño? ¿Qué artistas tenían previsto visitar Prisma en 2020?

P: Elegir una sola noche, es impensable. Han sido, por suerte, muchas noches inolvidables.

En 2020 teníamos programados a Svreca, Regy Van Oers, Deepbass, Neil Landstrumm, CEM3340, Halogenix, Maniatics, Invadhertz, Celldöd, Lost Soundbytes, Klax, Altex… Y siempre contando con lo mejor del panorama local y nacional para acompañar a estos artistas internacionales.


WS: Al ofertar diferentes estilos en vuestras programaciones estaréis acostumbrados a ver a gente de diferentes rollos en vuestros eventos. En vuestra opinión, ¿qué similitudes tienen la escena del techno, house, drum and bass o breakbeat? ¿En qué se diferencian?

P: La similitud que encontramos entre las personas de los diferente estilos que vienen a PRISMA, es las ganas de disfrutar, una actitud siempre alegre, y amable, nos encontramos siempre, con excepción de dos o tres noches en estos años, con un ambiente muy bueno en sala, y muy buen rollo.

Después, encontramos las diferencias que se pueden apreciar en cualquier otro sitio, el techno atrae un público mas maduro que el drum & bass, se desarrolla en un ambiente más oscuro, la gente va a escuchar más que a bailar, se podría decir que es más formal.

En el drum & bass, el público es más joven, se permite más claridad en la pista de baile, el público se mueve sin parar, es muy alegre, se ven muchas sonrisas.

Y el breakbeat es un mezcla de público maduro, que vivió los comienzos del break en Andalucía, y gente más joven que también lo aprecian, son, o eran, eventos muy especiales, porque si es cierto que en este género, más incluso que en otros, buscábamos la excelencia en los artistas a traer, para atraer a un público determinado. 

Nos gustaría resaltar que todo el público sea del estilo que sea, es igual de importante para el equipo de PRISMA, y que dentro del mismo equipo hay personas que tienen un interés determinado y tenemos preferencias por distintos estilos, existiendo colectivos tanto de techno, como de DnB, o electro…


WS: Soléis trabajar con muchos artistas y colectivos diferentes. ¿Hay algunos a los que queráis dedicar una mención especial?

P: Desde aquí solo podemos agradecer a todos y cada uno de los artistas y colectivos que han pasado por nuestra sala, el haber compartido con nosotros momentos tan especiales, que hemos construido entre todos.

Tendríamos que nombrar muchísimos artistas maravillosos, pero algunos como Evil Nine, Zadig, o Disphonia, y seguro que dejo alguno atrás, han tenido una conexión especial con la sala y con el equipo. 


WS: Por desgracia, tenemos que hablar del COVID-19. Aparte del enorme varapalo para las salas, promotores y artistas, ¿cómo creéis que ha afectado esta pandemia a la salud de la escena?

P: Pues al contrario de lo que pueda parecer, la pandemia ha sido el momento perfecto en el que muchos productores y artistas han desarrollado sus obras, hay mucho material y de calidad que ha salido de estos tiempos raros, así que por esa parte, creemos que se ha nutrido la escena.

Muchísimos aficionados se han lanzado también a empezar a mezclar, a la gente le ha picado el bicho de la música, y eso es muy bonito, y muy enriquecedor.  Preferimos quedarnos con eso.


WS: En los últimos meses hemos visto que habéis realizado diferentes fiestas, siendo fieles a vuestra perspectiva ecléctica en cuantos estilos. ¿Qué tal han funcionado?

P: Nosotros estamos contentos con la respuesta del público. Han funcionado muy bien, especialmente las “fiestas” de bass. A pesar de lo complicado que puede resultar escuchar ciertos estilos de música electrónica sentados, y con todas las medidas necesarias, el público y el equipo ha puesto todo de su parte.


WS: ¿Creéis que una vez puedan celebrarse eventos todo será como antes o habrá que empezar un poco de cero? Ya sea desde el punto de vista del público o de lo económico para salas y promotores.

P: Por parte del público nos consta que hay muchísimas ganas, y pensamos que una vez normalizado todo, la respuesta puede ser incluso mejor. Nos llega mucho amor a través de la redes, y mucho apoyo.

El impacto económico es innegable, y cuanto más se alarga la situación, más complicado se hace, pero confiamos en nuestra fuerza, estamos buscando diferentes formas de suplir la falta de actividad, con venta de merchandising, etc.

Es difícil hacer una predicción de que va a pasar, pero nos mantenemos positivos, que es una de las claves para volver a la normalidad y seguimos trabajando para que no haya que empezar desde cero, y poder seguir ofreciendo la experiencia que se daba. También es cierto que nuestro modelo de trabajo y equipo, es el que está haciendo posible que todo esto no haya desaparecido ya.

En el caso de promotoras y otras salas, entendemos que pueda haber un impacto aún mayor.  


WS: Siguiendo la anterior pregunta, una de las problemáticas de la escena electrónica de este país es la falta de interés por colectivos y artistas nacionales, premiando siempre más a lo internacional. ¿Creéis que esta actitud cambiará cuando las cosas vuelvan a la normalidad?

P: Para nosotros es una pregunta difícil porque no tenemos ese foco, es cierto que programábamos con artistas internacionales, pero también muchos nacionales. Pensamos que hay una gran calidad artística en el país y la apoyamos.


WS: Andalucía es una comunidad que siempre ha vivido cantidad de fiestas clandestinas y raves. ¿Qué opináis sobre ellas? Pese a que perjudica al trabajo de las salas, ¿beneficia en algún aspecto a la escena?

P: Todos los socios de Prisma, o casi todos, partimos del movimiento rave, nuestra opinión es que puede convivir perfectamente con la salas, siempre y cuando haya un diálogo no tiene porqué ser perjudicial.

Antes de que nos viéramos en la situación que tenemos ahora, siempre, o en la mayoría de las ocasiones ha existido una relación cordial con todas las promotoras de raves, e incluso con otras salas, con el fin de que ninguna de las partes fuera a tener un mal evento. Se movían fechas u horarios… La música es cultura, en las raves hay un caldo de cultivo muy interesante, es la puerta de muchas personas al mundo de la electrónica.


WS: ¿Qué hace a la escena electrónica de Andalucía diferente a todas las demás? ¿Qué creéis que necesita para ser una región perfecta en este ámbito?

P: En principio no se puede calificar que haya una escena de música electrónica en Andalucía de forma general, habría que hacerlo casi por provincias, hay una mini escena electrónica en Granada, otra en Málaga, otra en Sevilla… y la demás ciudades casi no tienen.

Si habláramos de una escena general en Andalucía tendríamos que decir que es muy pequeña y que aún tiene que madurar, en comparación con otras escenas electrónicas en España y Europa. Al ser pequeña y estar “dividida” por provincias, hace que también tenga diferencias entre ellas.

La escena de Málaga tiene un tinte bastante más europeo que Sevilla, por ejemplo, porque han penetrado estilos diferentes, como puede ser el techno-house, o el house melódico. Granada siempre ha sido más techno, Sevilla mucho más bass… Aunque toda Andalucía si que ser la zona de toda España donde más se escucha bass music, DnB, break, etc. 

Por otra parte Andalucía tiene una cultura rave muy interesante, más que otros lugares de España. Gracias al clima, y al carácter extrovertido y callejero de la población, se dan colectivos raveros antiguos, serios, y que han repartido mucha cultura musical. Aunque no nos encontremos en el sitio más puntero en cuanto a música electrónica, no deja de ser una cultura musical seleccionada con bastante criterio dentro del underground.

En cuanto a qué necesita nuestra región para ser perfecta en este ámbito, lo primero que requiere es una mayor adopción por parte del público de la música electrónica. Ya que Andalucía lo que abraza principalmente es lo mainstream, y esto le pasa a otros estilos underground, no sólo a la electrónica. Los estilo underground en Andalucía siempre han costado, si echamos la vista atrás y vemos la evolución histórica, siempre ha costado mucho, y nos hemos tenido que reconocer buenos, con lo que han dicho bueno de nosotros, fuera de aquí, no porque aquí se apoyara, como por ejemplo, Smash, Triana, cosas así, de rock progresivo, de los años 80…

Siempre en Andalucía se va a contracorriente del underground, muy posiblemente por motivos socioculturales, educacionales, e incluso económico, donde no hay promotoras que arriesguen, sabiendo que el público puede que no responda, donde hay personas que no tienen una educación musical, ni tienen acceso a canales underground en los grandes medios de comunicación, donde desde los propios poderes públicos tampoco se apoya de forma muy decidida, y las pocas veces que se han apoyado han salido regular.

Cada persona tendrá una mirada subjetiva sobre esta pregunta, pero podríamos decir que lo que se necesita es intercambio. Intercambio de personas y conocimientos, que muchos andaluces viajen a Berlín y vuelvan, y sus hijos, y las siguientes generaciones, se vayan renovando, y sepan que hay música más allá de los coros rocieros, y las bandas de corneta, sin desmerecer a estos, y también una apuesta económica, que haya grupos que puedan soportar este lento avanzar del underground, como por ejemplo PRISMA, desde donde sin ánimo de lucro intentamos ofrecer algo diferente en Sevilla.

Alejandro Ruiz
Otro enganchado a esto que llaman música electrónica. Principalmente centrado en el componente melódico, el techno. el sentimiento rave y los breaks.