Input High Fidelity Dance Club, más conocido como Input Barcelona, es uno de los hubs de música electrónica más importantes de la ciudad condal. Ubicado en medio del Poble Espanyol, uno de los atractivos turísticos más enigmáticos de Barcelona, Input se ha ganado el nombre y la fama a través del word of mouth de sus clientes complacidos por el equipo de sonido – Funktion One, como no – y la programación musical que ofrece el club. Hoy hablamos con Edu Clarà (conocido en la industria también como Hitch): CEO y manager del club, así como uno de sus DJs residentes.

WS – Buenos días Edu. En primer lugar, gracias por atendernos en esta entrevista exclusiva para Wololo Sound. Nos gustaría que te presentes para aquellos que todavía no conozcan quien eres y cuál es tu trabajo. 

Edu – Me inicié en el mundo de la electrónica haciendo mis primeras actuaciones con 16 años.  Más tarde y después de varias residencias en algunos de los locales de la ciudad condal, trabajé en una tienda de discos donde adquirí mucho background musical y conocí a mucha gente de la industria. Guardo grandes recuerdos de aquella época. Tristemente, la aparición de las nuevas tecnologías y los sistemas Peer To Peer para compartir música de forma gratuita, provocaron el cierre precipitado del negocio. Hecho que provocó que trasladase mi lugar de residencia a Ibiza en busca de nuevos retos y experiencias.  

Unos años más tarde, mi buen amigo Baum y yo montamos una agencia de comunicación especializada en el sector musical. Tras este intenso período entré en el equipo de Privilege para ocupar el cargo de responsable de prensa y comunicación. Una posición que posteriormente y durante unos años ocuparía también en Space Ibiza, donde también fui uno de sus artistas residentes. Tras unos cuantos años en Ibiza (y tal vez con la sensación de un fin de ciclo que se acercaba), decidí regresar a Barcelona aceptando una propuesta laboral de la promotora FACT.Actualmente, soy un miembro más del equipo de INPUT y, paralelamente estoy llevando un proyecto discográfico- Yakazi Records– junto a Andre Buljat.

WS – En tan solo 4 años Input se ha posicionado como una de las mejores discotecas de música electrónica en Barcelona. No solo lo dicen los clientes sino también muchos de los artistas que han pasado por la sala, como Archie Hamilton que hace relativamente poco dijo a través de sus redes sociales que era el mejor club en el que ha pinchado. ¿A qué crees que se debe? 

Edu – Ostras! Archie… (risas) un crack y un gran artista!  Gracias por los cumplidos! pero nosotros no trabajamos para ser un club que se posicione con la finalidad de ser el mejor.  Nosotros trabajamos para hacer disfrutar a la gente. Este es el principal motor que nos impulsa a seguir trabajando: que la gente salga del club con una sonrisa de oreja a oreja. 

Hay muchos aspectos que hacen que INPUT goce de buena salud: el sonido, la iluminación y visuales… todos ellos son elementos muy importantes para atraer a la gente, pero quiero destacar por encima de todos ellos que nuestro mayor asset  es el equipo humano que hemos formado, la pequeña gran familia que somos INPUT. Realmente, este equipo es el que hace posible que todo evolucione, camine en la dirección adecuada y se transmita a la gente. De hecho, a amigos y conocidos míos que no conocen a nadie del club y acuden a este por vez primera, lo primero que les impacta es el sonido, las visuales y la iluminación, pero luego me dicen que lo que realmente les engancha es la atmósfera que se genera. Y en parte esto es gracias al equipo que tenemos y al buen entendimiento que existe entre nosotros, que se transmite y le permite al público sentirse cómodo y libre.

WS – Cada una de las noches en Input tiene su nombre: Swing, Locked, J4US, Unnanounced, Unmuted, Onírica, PRIS… ¿Cuál es la estrategia de diferenciación entre ellas? 

Edu – Es cierto que tenemos muchas noches diversas, pero esta diferenciación se origina a raíz de la necesidad de ofrecer diferentes vertientes o conceptos para rotar tu audiencia constantemente. Al abrir el club de forma tan regular no podemos ofrecer la misma fórmula de diversión al público asistente cada noche. Es por eso que decidimos crear diferentes estrategias y conceptos para rotar nuestra audiencia y oxigenar el público. Simplemente tratamos de darle ciertos matices diferentes a cada concepto a través de una temática y producción determinadas, y un registro musical, iluminación y visuales acordes a esta. Todos estos elementos caracterizan una noche de la otra y la diferencian, de esta manera el público sabe desde un inicio a qué se expone y qué encontrará esa noche.

Por ejemplo, J4US es un concepto  en el que el house en todas sus vertientes con ciertas reminiscencias de los años 90 es el protagonista. No nos cerramos al house primigenio, sino que buscamos una mezcla entre el old school y el nu school.  Intentamos abrazar todo lo que va desde los inicios del house  hasta el microhouse de hoy en día.  Por eso tienen cabida desde East End Dubs o Archie Hamilton hasta Kerri Chandler, por poner algunos ejemplos. La ambientación es algo más cálida que en otros conceptos, acompañada por una iluminación menos agresiva y acelerada,  y por unos visuales con una marcada estética lo-fi. La noche de Swing abarca muchos más estilos donde buscamos la diversión y el entretenimiento puro. No buscamos tendencias. Vamos desde el tech house más divertido hasta el techno más alegre. Tiene un amplio abanico de estilos donde  predominan la diversión y la alegría. Lo ambientamos con una  iluminación basada en tonos amarillos acordes con la linea corporativa de la marca. PRISM es nuestra noche más enfocada al techno más purista. La estética es más minimalista y la ambientación es más oscura, donde predominan tonos rojos y blancos. Onírica y Locked son noches más conceptuales o más místicas, donde la música que predomina es melódica y orgánica. Música menos agresiva  y con un cierto desarrollo que te cuenta una historia. La puesta en escena está más trabajada y enfocada a un público algo  más adulto. También tenemos la fiesta de Unannounced. Estees un proyecto originario entre Raxon, Dani Koala (su manager) y yo pero es un producto más de la casa. Es un producto en el que apostamos por no anunciar al artista que actuará. Por la cabina de las noches de Unannounced han pasado artistas como Maceo Plex, Michael Meyer, Kevin de Vries, Axel Boman, entre otros. En este tipo de noches es donde se muestra realmente la fidelidad del cliente. Al final es cuestión de ser ingenioso y buscar fórmulas para generar aliciente y crear expectativas.

WS – ¿Cómo funciona el booking y el hospitality de los artistas? ¿Es complicada la negociación con los managers? 

Edu – Ostras… (risas). Bookings y hospitalities son dos mundos aparte pero ligados por un cordón umbilical. El booking o la contratación artística, aunque parezca una tarea sencilla, no lo es. Existen muchos factores a tener en cuenta antes de contratar un artista. Por ejemplo, el presupuesto que dispones para contratar a un artista, las pretensiones económicas de este artista, las exclusividades que pueda tener con otros clubes y festivales dentro de tu zona, la cantidad de tickets que puede vender en tu territorio, la masa que arrastran, el trato que tengas con las agencias, la agenda del artista, la capacidad del club a nivel de aforo, etcétera. Otro aspecto importante a tener en cuenta es que uno debe tener claro en todo momento quién es el artista que quieres contratar y porqué lo quieres contratar para que actúe en una noche en concreto. Porque si tu contratas a un artista determinado pasando por alto estos aspectos puede que no encaje esa noche porque quizá esa semana no haya público en la ciudad para ese género musical porque la competencia ha programado a algún artista del mismo registro. El hecho de que haya muchos factores a tener en cuenta lo hace más complejo pero también mucho más emocionante e instructivo. Te ayuda a estar más pendiente de las cosas. Otro factor importante a tener en cuenta es la programación mensual que llevas. Por ejemplo: no podemos contratar a Michael Bibi el viernes y a Pawsa el sábado porque arrastran el mismo tipo de audiencia y aunque estoy hablando de dos artistas que son fórmula de éxito sabes que inevitablemente una noche perjudicará a la otra.

De otro lado, los hospitalities, aunque son inherentes al booking (ya que forman una de las cláusulas generales del contrato de un artista) suelen tratarse de una forma totalmente diferente. En ciertas ocasiones nos encontramos con pretensiones desorbitadas o fuera de lugar. Trato de entender la postura e intención de los managers, ya que buscan el máximo bienestar para su artista y que estén lo más cómodo posibles en sus actuaciones. Pero en según qué momentos, considero que deben ponerse límites ya que llegan a pedir cosas del todo surrealistas que poco o nada tienen que ver con los requisitos a cumplir para proporcionarle comodidad a un artista a la hora de actuar en un club o festival. Puedo llegar a entender que muchas veces impongan esas exigencias tan elevadas como filtro para desmarcar a promotores que no podrían hacer un evento en plenas garantías por falta de experiencia y profesionalidad; es decir utilizan unas elevadas pretensiones en el hospitality rider para que aquellos promotores que no son profesionales no puedan acceder al artista. Pero creo que debería ponerse fin porque en ciertas ocasiones abusan. Que ahora recuerde, nos han llegado a pedir camisetas de fútbol, calzoncillos, camisetas y calcetines de primeras firmas, alojamientos en suites de algunos de los hoteles más elitistas (que a veces doblan el propio fee artístico), desplazamientos con un modelo concreto de vehículo de alta gama (uno para el artista y otro para su mánager, como si ambos no pudiesen desplazarse en un mismo vehículo), jets privados o vuelos en primera clase, billetes de avión para familiares y amigos, listas de invitados para el evento con más de 100 nombres… En definitiva, una serie de peticiones que poco tienen que ver con la razón principal por la que es contratado el artista en cuestión. Nosotros intentamos en todo momento poner todas las facilidades posibles para que el artista trabaje lo más cómodamente posible y para que su experiencia sea lo más completa, pero no debemos olvidar la premisa de que nosotros contratamos  a un artista para que ponga música y haga bailar a la gente; no para que venga a pasar un fin de semana de vacaciones a Barcelona con todo tipo de comodidades.

WS – ¿A la hora de negociar los managers y artistas son flexibles con el caché?

Edu – Depende de las circunstancias de contratación, los mánagers y la necesidad que las dos partes negociadoras tienen. Por suerte, Input se ha convertido en un must de la escena y eso nos ayuda un poquito a la hora de negociar. Esto sumado al trato que tenemos con los artistas y sus agencias desde hace muchísimos años hace que en ocasiones podamos negociar los fees de un modo favorable. En todo momento, tratamos de seguir una política estricta en temas de contratación: no pagar fees desorbitados y no salirnos del presupuesto fijado para contratar artistas.

Alguna excepción hacemos pero lo hacemos principalmente como un gesto hacia nuestro público más fiel.  En estos eventos no solemos generar negocio.  Son ocasiones especiales y únicas para que nuestra audiencia pueda disfrutar de artistas que habitualmente no pueden ver. Por otro lado, hay que enfocarlo como una inversión multidireccional. Por una parte es un agradecimiento a nuestro público, un ROI indirecto a nivel de marca, así como una declaración de intenciones dentro del circuito clubbing global para decir: ‘¡Eh estamos aquí! También tenemos estos artistas…’. Esto te posiciona y hace que las agencias giren la cabeza y te tengan en cuenta. Estas noches con grandes headliners no te proporcionan un ROI directo pero si lo tienes en emociones, marketing y posicionamiento.  No siempre has de pensar en el negocio y el dinero, también has de tener en cuenta otras variables para el éxito de una empresa.

WS – ¿Qué géneros musicales crees que tienen una mayor aceptación entre el público que frecuenta Input? ¿Innováis a nivel de programación musical o vais a lo seguro a sabiendas que de esta manera llenareis la sala?

Edu – Cualquier estilo musical tiene su público y nosotros, en la medida de lo posible, intentamos dar cabida a casi todas las vertientes de la electrónica. Al final son todo modas y tendencias y éstas cada vez tienen un ciclo de vida más corto. Si tú te especializas solo en un estilo, cuando éste deje de estar de moda te costará reaccionar y evolucionar para que la gente siga viniendo a tu club. El clubbing está en constante evolución y movimiento y el predominio de unos estilos musicales por encima de otros es totalmente circunstancial y temporal. Por ello, como club es importante no centrarse exclusivamente en un solo estilo. Hay que  buscar un equilibrio entre estilos y tendencias hasta convertir el club en un espacio impersonal musicalmente hablando. Es la forma de mantenerse a flote con tanta ida y venida de tendencias. 

WS – Como programador de sala, ¿apuestas por nuevos talentos?

Edu – En INPUT  tenemos dos noches muy importantes para nosotros que son Local Heroes y New Kids On The Block. Son noches para dar cabida a los nuevos talentos de la escena nacional. En estos eventos traemos a artistas que consideramos que están haciendo bien las cosas, que se encuentran en un punto en el que empiezan a destacar y que pueden tener cierta proyección. Muchos de los eventos en los que programas artistas grandes no puedes programar según qué otros artistas. Es por ello que tratamos de buscar alternativas para dar cabida a estos artistas que de otra forma no tendrían la oportunidad.

Procuramos apostar por estos talentos, evidentemente sin perder la cabeza y tener presente que esto es un negocio. Si nos dejásemos llevar por los gustos personales o afinidades dejando de lado el aspecto profesional, yo personalmente hubiese hundido el club en menos de dos meses porque contrataría artistas muy poco conocidos. La parte artística inherente a mí como DJ hace que sea más “freak” en este aspecto; y eso es un arma de doble filo. Por un lado estás muy informado de todo lo que acontece en la escena, pero por otro, si te dejas llevar por tus preferencias musicales te alejas por completo del sentido común y de la realidad. Es importante encontrar el equilibrio entre noche de éxito y noche de proyección. Si decantas la balanza hacia una fórmula basada en nombres de éxito, tu negocio depende exclusivamente de esos grandes nombres. Y por el contrario, si decantas la balanza hacia el otro lado, tienes el riesgo de perder cierta audiencia, repercusión y ventas de entradas. En ese momento es cuando uno debe tratar de ser objetivo y no dejarse llevar por sus gustos personales. Por mucho que esto sea nuestra pasión y nuestra vida, hay que tener presente que esto en el fondo es un negocio. Y para que pueda seguir siendo nuestra forma de vida por muchos años hay que tratar de tomar decisiones de la forma más “objetiva” posible. 

WS – ¿Cómo lo haces para estar al día de los artistas emergentes y de las tendencias musicales que se llevan?

Edu – Tratamos de poner mucho esmero en estar al corriente  sobre las posibles nuevas tendencias y sobre los artistas emergentes dentro de cada registro. Más importante que escuchar sets o producciones de los posibles newcomers es estar al día sobre todo lo que acontece en las escenas de las principales ciudades del circuito clubbing internacional, analizar el día a día de estas y extraer conclusiones. En la medida de lo posible tratamos de estar pendientes de la evolución de la escena musical internacional.

Aunque sea algo decepcionante, en la industria actual el talento de un artista (tanto a la hora de producir como de actuar) no es el elemento principal sobre el que se asienta el éxito de una carrera artística. Como comentaba anteriormente, existen otros factores como el apoyo del sector, las agencias a las que pertenezcan, la repercusión que generan sus trabajos dentro de la industria, los tickets o copias de discos que puedan vender, el marketing que les envuelve, los contactos que tienen, el crecimiento en redes y el manejo de éstas… que juegan un papel decisivo. Hay que entender que un DJ ha dejado de ser un selector de discos para convertirse en una marca. Al final, eres como un ojeador de fútbol.  En este aspecto yo me ayudo de todo el equipo de INPUT. Primero porque me gusta comentar y tener disparidad de opiniones en la decisión final y segundo porque estoy rodeado de gente que tiene unos años menos que yo y todos ellos están muy puestos en todo lo que acontece en la escena musical y clubbing actual. Saber combinar estos factores hace que sea una decisión más completa que no solo mi decisión única y exclusiva.

WS – ¿A la hora de proyectar este talento utilizáis el warm up?

Edu – La mayoría de warm ups los hacen los residentes de INPUT (The Deals, Jones May o un servidor) o los residentes de las respectivas noches temáticas (como Pau Guilera por ejemplo). A los artistas invitados, ya sean headliners, ya sean newcomers, tratamos de ubicarlos en noches y franjas horarias en las que puedan tener siempre un cierto protagonismo. Por ejemplo, si un newcomer tiene que compartir cartel con un headliner, intentamos siempre que actúe después de este último. Procuramos, dentro de lo posible, darles una cierta proyección y no solo utilizar el warm up para darles visibilidad.

WS – ¿Te ha pasado alguna vez de querer traer algún artista muy talentoso pero no hacerlo por miedo a no llenar?

Edu – Sí. Muchas veces. A la hora de seleccionar newcomers es más importante tener en cuenta otros aspectos que no solo el talento artístico. No solo me fijo en la infinidad de sesiones que me mandan o trabajos que editan en sellos discográficos, sino también en otros elementes gravitativos dentro del entorno del artista como la aceptación y reconocimiento por parte de otros compañeros de profesión y de la escena, su gestión de las redes sociales, si tiene una agencia y mánager detrás que gestionen su carrera, si cuida su producto con campañas de marketing elaboradas, si los discos que produce son reconocidos y apoyados por el sector, la cantidad de tickets que podrá llegar a vender en un tiempo (viendo como gestiona su carrera)… Más allá de las demos y sets que puedas recibir en tu mail, todos estos factores juegan un papel determinante a la hora de poner el ojo sobre nuevos talentos.

WS – ¿A la hora de programar tienes alguna linea roja? Es decir, ¿qué es lo que por nada del mundo permitirías que sucediera en el DJ booth de Input? ¿Alguna vez te ha ocurrido que tengas que decir que no a algún artista que quisiera pinchar en vuestro club? 

Edu – Los fees desorbitados que están completamente fuera de nuestro presupuesto son nuestra principal línea roja. Hay artistas a quienes nos encantaría contratar pero están out of budget y se desmarcan de nuestras posibilidades de contratación. Otra línea roja es la “cuestión educacional” por llamarlo de alguna forma. Queremos que los artistas que actúen en INPUT cumplan unos requisitos mínimos de educación y principios, y que no nos vean exclusivamente como una forma más de obtener ingresos.

Nosotros vendemos ilusión y diversión. Y si eres un artista maleducado y carente de principios probablemente no generarás una atmósfera adecuada para que estos factores se den. A la hora de decir entre un artista u otro el tema de la educación puede pesar un poco, y no hablo de afinidades sino de algo más esencial y primitivo, hablo de valores. Los artistas y agencias que no comulgan con nuestra forma de ser suelen vernos como un negocio, como si fuésemos un euro con patas; y nosotros, tratamos de rehuir de este tipo de artistas. Preferimos tener menos público pero generar una atmósfera más auténtica.

WS – La escena de festivales de música electrónica es muy potente en Barcelona y alrededores. Hay el Sonar, el Primavera Sound, Mutek, DGTL, OffWeek, Fort Festival… ¿Cómo vivís la festival season como sala? ¿Os véis obligados a aplicar algún tipo de estrategia para atraer a los turistas y locales hacia Input? 

Edu – Ostras sí… No nos afecta pero no podemos ser ajenos a esta situación. Barcelona es una ciudad donde hay un crecimiento exponencial de este tipo de eventos masivos; cosa que me encanta porque genera competencia (igual que la proliferación de otras salas y promotoras) y ayudan a hacer crecer la escena local de la ciudad. Desde el club generamos estrategias en función del festival que se acerca y el tipo de público al que se dirige el evento en cuestión. Tratamos de ser ingeniosos y debemos tener presente que son eventos en los que no invertirás mucho dinero. Por ello, tu ingenio ha de ser extraordinario. Y es importante no contraprogramar, sino buscar alternativas llamativas y diferentes para arrastrar todo ese público que no iría al festival o eventos masivos en esas mismas fechas.

WS – Teniendo en cuenta que en Barcelona existen salas con una marcas mucho más solidas y con un mayor aforo, como Pacha, Razzmatazz o Apolo, ¿cómo os habéis hecho un hueco en el circuito clubbing de la ciudad? 

Edu – En ningún momento hemos pretendido entrar en el circuito para desbancar a los otros actores que forman el entramado de la escena actual. Nosotros somos uno de los clubes de electrónica de la ciudad condal donde procuramos que el público asistente pueda divertirse, sentirse a gusto y libre (como si estuviese en casa), y pueda disfrutar con las propuestas que nosotros ofertamos. Queremos hacer nuestro trabajo y hacer que la gente disfrute y se divierta. Este es nuestro motor principal. ¿Que además nos convertimos como un referente y aportamos nuestro granito de arena? Genial. Pero no lo vemos como una competición. De otro lado, creo que es bueno tener competencia. Ayuda a no relajarse y a esforzarse para hacer mejor las cosas. Y te hace crecer como marca. Además, considero que esta competencia es muy positiva para la ciudad, ya que hace crecer una escena local por un lado y, por otro, es un reclamo para un turismo clubber cada vez más creciente en todo el mundo.

WS – La última vez que vimos Input abierto fue cuando vino a pinchar Sven Väth hará más de un año ya. Hubo un momento en la pandemia que se permitió abrir los clubes con mesas y sillas en medio de la pista pero decidisteis no hacerlo, ¿por qué?

Edu – A día de hoy, si tuviéramos la opción en la mano no sé si la respuesta sería la misma porque las circunstancias en ese momento eran muy diferentes a las de ahora. ¿Quién iba a decir que estaríamos tanto tiempo cerrados? En ese momento consideramos que no tenía sentido abrir el club si la gente no podía bailar. Por encima de todo, nuestra esencia es el baile. Es nuestra razón de ser. El principal elemento sobre el que gravitan las noches de INPUT. Y tras sopesar, consideramos que debíamos mantenernos fieles a esta esencia. No sé qué pasaría si mañana tuviéramos la opción de reabrir con las mismas restricciones. Deberíamos debatirlo y valorarlo entre todos. No considero que fuéramos infieles a nuestra filosofía ya que después de un año y dos meses sin eventos, existe una necesidad real por parte del público clubber de divertirse, sentirse dentro del ámbito socializador y escuchar música. 

WS – Sabemos que está siendo una temporada muy dura para los clubs nocturnos y que si no se soluciona pronto van a seguir quebrando más salas. ¿Es el caso de Input? ¿Cuánto tiempo podéis aguantar sin abrir las puertas?

Edu – Es una situación anómala que nos ha pillado a todos por sorpresa y nadie sabe cuánto durará. Por muchos cantos de sirena que suenen nadie se mantiene firme en la toma de decisiones (no como UK que ha iniciado un plan de desescalada que contempla la reapertura de los clubes el 21 de junio). ¡Aquí no! Aquí cada uno dice la suya y si tienen que cambiar de opinión al día siguiente, lo hacen sin despeinarse. No hace mucho, Marc Ramentol -secretario general del Departament de Salut- dijo que ve plausible abrir el ocio nocturno a partir de verano si hay un 30% de inmunidad de grupo… Llegados el día me gustaría saber qué excusa ponen para demorarlo. Al final llueve sobre mojado y acabas por no creerte nada de lo que dicen porque estamos gobernados por unas élites políticas que no están a la altura y viven muy alejados de las necesidades reales de la sociedad. Toman decisiones según sus propios intereses y hacen declaraciones para quedar bien con los ciudadanos, pero en ningún momento se les cae la cara de vergüenza si no acaban cumpliendo con sus cometidos o si deben culpabilizar a la sociedad de la situación epidemiológica o  del incremento del riesgo de rebrote. Ya lo hemos visto durante la gestión de la pandemia. 

Es cierto que la situación empieza a ser crítica para muchos de los clubes y promotores, por no decir para todos. Pero confío en que la situación que nos está tocando vivir acabe por revertirse. Por suerte, “nada es para siempre” y confío en que tarde o temprano volvamos a retomar “nuestras vidas” para poder hacer lo que más nos gusta. Desconozco cuándo será pero te garantizo que va a ser mucho más que especial y único.Si algo positivo podemos sacar de este contratiempo que nos está tocando vivir será apreciar, más si cabe, nuestra pasión, nuestro trabajo y aquellos detalles que antes los pasábamos por alto porque ya se entendían como adquiridos. Ahora voy a tirar de un tópico habitual en tiempos de pandemia para responderte a la última pregunta. Abriremos la evolución de la pandemia marcará la posibilidad de apertura.

WS – Para finalizar la entrevista, ¿nos podrías contar alguna anécdota con algunos de los artista que has programado a lo largo de estos años y que te haya dejado marcado? 

Edu – Uff! Si te soy sincero, con la pandemia tengo la memoria un poco oxidada. Ha pasado tanto tiempo desde el último baile y hemos vivido tantas y tantas noches que se me hace difícil tener unos highlights de anécdotas. Déjame que piense… Sí que recuerdo  bien la primera noche que abrimos como INPUT. ¡Fue un desastre! Era una noche que llovía y el artista invitado, Fumiya Tanaka, perdió el vuelo y no se presentó. Vaya inicio eh? Empezamos el proyecto con el pie izquierdo (risas). En ocasiones, suelo acordarme de cosas negativas porque son las que realmente te ayudan a crecer como negocio y te curten como profesional. Son las cosas a las que les prestas más  atención para corregir y evolucionar. 

Una noche de la que guardo un buen recuerdo fue la noche de Sven Vath… Fue una noche épica y mágica, y no porque fuera el último baile (porque ninguno de nosotros  lo sabía), sino por la atmósfera que se creó. Además, el agradecimiento y reconocimiento de un artista como Sven (a quién llevas años siguiendo y quién en un momento del final de  la noche se me acercó y me dijo: -‘que bien lo estáis haciendo, quiero volver al club’-) contribuyó también. En el fondo, no se trata de éxito ni de dinero. Sino de esos pequeños detalles que hacen que valga la pena tu esfuerzo y te vayas a casa feliz. Pequeñas anécdotas que te ayudan a seguir y a amar tu profesión. Pero sobretodo, lo que más recuerdo y al mismo tiempo anhelo es ver las caras sonrientes y cómplices de la gente durante nuestros eventos, así como también todas aquellas vivencias y gran cantidad de momentos vividos por aquella pequeña gran familia que es INPUT.

Si me buscas seguramente me encuentres en el bombo derecho de algún club o delante del ordenador descubriendo newcomers en SoundCloud.