Disfrutamos de una noche de infarto en la tercera Vortex de la temporada de Industrial Copera, en colaboración de T.Label

El sábado 27 de noviembre volvíamos a disfrutar de una de las salas más longevas de nuestro país. Industrial Copera, que está activa desde el año 1992, volvía a poner la jaula por tercera vez en esta temporada para desatar la auténtica locura con Vortex, en colaboración de la promotora T.Label. Esta tercera fecha volvía a ser en formato XXL y pudimos bailar al ritmo del residente Le Coné y el b2b entre los ucranianos Etapp Kyle y Daria Kolosova.

Wololo Sound entrevista a Perc

Si sois seguidores de Industrial Copera sabréis que actualmente Vortex es uno de los conceptos más interesantes que nos presentan, siendo una oferta imperdible para los amantes del techno y la estética industrial. En esta temporada vuelven a sus comienzos y trasladan la jaula al medio de la pista en lugar de tenerla de frente en el escenario, un movimiento de lo más acertado ya que da mucho más juego entre el público y se crea una conexión más fuerte. La noche empezó con un set de tres horas de Le Coné, quien nos ofreció un warm-up perfecto para lo que venía a continuación. El residente de T.Label se decantó por un techno a un BPM no muy alto, con un vaivén de melodías mentales que se iban fundiendo con destellos electro, ritmos rotos y off-beat.


Teníamos ciertas dudas del enfoque de la noche después del set de Le Coné, y nos llevamos una buena sorpresa. Daria Kolosova y Etapp Kyle, quienes son pareja, se fundieron en un b2b muy intenso de cuatro horas, mostrando la sinergia que tienen, en las que el público no pudo parar de bailar. Cuatro horas en las que, literalmente, pudimos escuchar de todo, con un techno enérgico y rápido que no rozaba el componente oscuro y que se mezclaba con el componente hard-groove, hard techno, electro y los ritmos rotos. Un set que sirvió para mostrar joyas actuales y otras del pasado, con remezclas a temas como ‘Smack My Bitch Up’ de The Prodigy, ‘Knights Of The Jaguar’ de DJ Rolando y el precioso cierre con ‘Insomnia’ de Faithless.


La selección musical se unió, durante el transcurso de la noche, a una perfecta puesta en escena de Industrial Copera, con su sonido, la iluminación de color rojo y las increíbles actuaciones de los diferentes bailarines y bailarinas, con el latex, el color negro y las cadenas como principales indumentarias. El ambiente fue inmejorable y se creó muy buen rollo alrededor de la jaula, con el baile como protagonista.


Sin duda, siempre que vamos a Industrial Copera salimos muy contentos, ya estamos en la próxima vez. Si queréis vivir una experiencia Vortex haz click aquí y pilla tu entrada para el próximo 17 de diciembre, con Cera Khin, Dark Moon y S.O.K.A.R.

vortex

Otro enganchado a esto que llaman música electrónica. Principalmente centrado en el componente melódico, el techno. el sentimiento rave y los breaks.