Music Business Academy

La temporada ibicenca ya lleva viento en popa unas semanas, y hemos tenido la suerte de visitar la isla en este mes de Junio (¿volveremos?). Dentro de nuestro pequeño tour por la isla blanca, no pudimos tampoco faltar a la sala más emblemática, PACHA. Renovada casi por completo, y con uno de los sonidos más envolventes de Ibiza, Pacha no te defraudará. El día que elegimos para visitar la sala fue el martes, día que Pacha ha guardado para que pasen por cabina una combinación de DJs cuanto menos llamativa dentro de su programación de Tuesdays On Mars, y que combina el mejor mainstream (Alesso, Calvin Harris, Oliver Heldens), y el mejor house (Martin Solveig, Fatboy Slim…). El sueco Heldens y el francés Solveig, eran las cabezas visibles del evento del pasado martes.

No obstante empezamos por el principio, con la presencia de dos artistas “de la casa” que abrieron el fuego en Tuesdays On Mars demostrando una impecable técnica y una buena selección musical. El valenciano Danny Wade, fuertemente ligado a la marca Pacha desde que tenía tan solo 18 años, supo mantener la tensión de los primeros asistentes mezclando temas house y tech-house, con criterio y un buen ritmo, pero sin darse demasiadas licencias, algo que siempre es de agradecer para quien abre una sala. El DJ español decidió eso si cerrar su actuación con dos temas de actualidad, ‘Panic Room’ de Camelphat y ‘Ya Kidding’ de Fisher.

La siguiente en salir a la palestra era la maravillosa Coco Cole, que además horas antes había estado actuando en Café MAMBO. La artista, británica, es una de las escuderas habituales de Martin Solveig, con el que ha compartido tour, stage en Tomorrowland, showcase en ADE, y muchas muchas noches en Pacha, sala que conoce a la perfección. El estilo de Cole es muy concreto, y la enérgica artista decidió optar por house, funky y mucho hit “ochentero” y “disco”, con varios temas de Purple Disco Machine, una línea muy similar a la que tiene la DJ.

El primer plato fuerte de Tuesdays On Mars llegaba pasada las 2:00 AM, cuando Oliver Heldens salió a escena. Sobre el set del artista me daría para hablar en un artículo a parte, ya que me produce sentimientos ciertamente encontrados. El holandés sigue abusando en mi opinión de los temas que le catapultaron a la fama (hace ya cuatro o cinco años). Tanto es así que en la primera hora de sesión sonaron ‘Gecko’, ‘Bunnydance’, ‘Koala’, ‘WTF’ o ‘Renegade Mastah’. Está claro que el artista se quiso adaptar al ambiente de la sala, muy dispar, para completar una sesión comercial o con temas tarareables, pero… ¿Es necesario? La discografía del artista es ya muy extensa como para tirar siempre de estos temas, por no hablar de la practicamente nula presencia de HI-LO. Un set, en mi opinión, plano e insípido.

Siguiendo con la senda de Heldens, pero como mucho más house que contarnos, llegaba el turno de Martin Solveig, con dos horas y media de set por delante. El veterano productor tornó como os decía hacia ritmos un poco más contundentes, sonó algo de Bass House, ciertos ápices de Progressive, y sobretodo mucho Future House y producciones propias (+1, Places, Intoxicated, Blow, Hello…), en un set bastante más maduro que el de su predecesor.

En términos generales, vivimos una noche muy completa en Pacha, con dos artistas de renombre que hicieron lo que mejor saben, y dos artistas menos conocidos que aprobaron con nota. ¡Volveremos!