Ben Sims fue el principal protagonista en una noche donde reinó la selección musical, el ambiente y la técnica en la cabina

El pasado sábado 16 volvíamos a pisar uno de nuestros clubes favoritos para disfrutar del cierre de su primera temporada, siendo también el closing de una de sus sesiones más destacadas. Hablamos de The Bassement Club y Laster Club, que ponían el broche final a una temporada increíble, que ha tenido prácticamente de todo, con un closing a la altura de lo vivido en estos meses de 2021 y 2022. Os contamos nuestra experiencia de esta noche apoteósica.

Podemos decir bien alto que el primer año de The Bassement Club ha sobrepasado nuestras expectactivas, al igual que ha sobrepasado los problemas que tuvieron en sus primeros meses, siendo arreglados con una reforma que han hecho del club ubicado en Galileo 26 uno de los favoritos del público madrileño. Con una propuesta musical de calidad y variada, contando con conceptos como el de Laster Club, que ha hecho bailar a miles de personas a ritmos de artistas como Rebekah, Klanguenstler, Clara Cuvé, Tommy Holohan, DVS1, Setaoc Mass, Daria Kolosova, Regal o en esta última ocasión con Adriana López y Ben Sims.

Mucha gente, al igual que nosotros, tenía esta fecha marcada en rojo, y así se demostró. Desde bien temprano vimos como la gente hacía cola, entrando a primera hora para disfrutar de la hora y media de set del local Roll Dann, residente más que destacado de la marca y que nos ha hecho vivir grandes momentos durante la temporada. Con la llegada de Adriana López en cabina, la sala mostraba ya un gran aspecto, aumentando cada vez más el calor durante las siguientes horas, el único punto negativo de la noche. Observamos el cariño que tiene el público madrileño por la colombiana, vitoreando su nombre por todo lo alto cuando esta acabó su set, el cual estuvo marcado por los ritmos rápidos con ciertos toques mentales en donde el groove se hacía con el protagonismo, estilo que una de las variantes estrella en las noches de Laster Club. En resumen, un perfecto calentamiento para lo que íbamos a disfrutar a continuación.


Llegaron las 3:30 de la noche. El ambiente se encontraba en un momento perfecto, como en toda la noche, con un público más maduro que demostró que la música y el baile era lo más importante, respetando en gran mayoría la normal de Laster de no hacer fotos ni vídeos. Ben Sims aparecía en la cabina de The Bassement Club y el resto se cuenta sólo. Siempre es un gusto disfrutar del veterano artista británico, que en cada actuación realiza una perfecta lección de que significar ser DJ, con una técnica sin ningún fallo y con una lectura de la pista de manual. El hardgroove se entralazaba con sonidos mentales y bailongos que hicieron las delicias del público hasta las 6:05 de la mañana, hora en la que se encendieron las luces y la gente se fundió en una gran ovación al artista principal de la noche.


Laster Club y The Bassement Club se despidieron así de una temporada que ha cumplido todas las expectativas. Volveremos a bailar bajo las luces rojas el próximo 27 de agosto. ¿Estáis listxs para su segunda temporada?

Viviendo a ritmo de groove, jungle, techno, house, breakbeat, trance, ambiental y mucho más. Quiero saber si hay after después de la muerte