Music Business Academy

La segunda edición en 2019 de Dub Elements & Friends logra el lleno casi absoluto con una variedad y calidad de primer nivel

Cuando hablamos de las fiestas o festivales más destacados de los géneros más underground de música electrónica se nos vienen a la cabeza Rave In The River para el hardstyle o Aquasella para el techno, automáticamente pensamos en Dub Elements & Friends para el drum and bass. En el que es ya su cuarto año en Sevilla, han mostrado un crecimiento espectacular tanto en cantidad de artistas como en calidad y variedad de estos, mostrando una clarísima evolución con respecto a otros eventos. En este 2019 se han permitido el lujo de innovar con artistas de la talla de Fox Stevenson, Muzzy o Koven y el resultado ha sido espectacular.

La escena andaluza: entrevistamos a Toño Cano (Dub Elements)

Fotografías proporcionadas por IMPULSA VISUAL.

Tras un doble cambio de ubicación (para celebrarse finalmente en Look Dos Hermanas, su ubicación inicial) y un parte meteorológico que nos hacía esperar lo peor, el fin de semana ha sido excelente y sin apenas una gota de lluvia, que solo se dejó ver el último día en la sesión de cierre de Dub Elements. Ya solo quedaba esperar a que artistas de la talla de Culture Shock, Kanine, Neonlight o The Upbeats nos hicieran bailar hasta que literalmente no nos pudieran las piernas. Y así fue.

El primer día comenzamos con tres horas de artistas nacionales: Spade, Drummaker y Frannabik. Sonidos más discretos como el deep, el liquid y el sonido rolling estuvieron muy presentes en estas tres sesiones, entre las que Frannabik optó por sonidos algo más contundentes para poner al público en bandeja para la llegada de René LaVice. Y de qué manera… René hizo una sesión que podría describirse como “de radio”. Y es que por algo pincha en la BBC Radio 1. El canadiense optó por un drum and bass comercial y jump up en el que la música de artistas como Current Value o Gydra se metía de lleno con sonidos algo más adaptados a una sesión en directo. En general, una sesión variada pero sin mucho más. Justo después llegaba Culture Shock. Sus temas no son de lo más pinchado por mera casualidad. Todas sus producciones tiene una clase y una elegancia distintiva, al igual que sus sesiones. El drum and bass más funky y más pistero estuvo representado al completo en su sesión. A continuación llegaba A.M.C, artista que publica su álbum ‘Energy’ este mismo viernes (lo tendréis el mismo día en la web) y que sabe de sobra cómo se las gasta el público sevillano. Una sesión cargada del sonido más salvaje, con neurofunk, jump up e incluso sonidos cercanos al deep y al roller más presentes de lo habitual que se convirtió en la mejor sesión del viernes sin duda alguna.

Fotografías proporcionadas por IMPULSA VISUAL.

Tras A.M.C llegaban The Upbeats, el que ha sido considerado por muchos el gran batacazo de esta edición. Esperando una sesión a la altura de su grandeza, nos encontramos con una hora algo monótona, con más presencia de sonidos deep de lo esperado y salvada por temas clásicos de la talla de ‘Dustup‘, ‘Omnivore‘ o ‘Dead Limit‘. Después de los neozelandeses llegaba el turno de Kanine, artista que se encuentra actualmente en lo más alto de la escena, obteniendo muchísimas reproducciones y apoyo de una enorme cantidad de artistas y considerado por muchos como uno de los grandes nombres del jump up, pese a que está dejando esa faceta muy de lado. Pero de eso hablaremos en otro momento… Nos dio una sesión muy comercial (lo que se esperaba) y muy en concordancia al estilo actual del artista y sus últimos trabajos, sin apenas pinchar música de hace un año o dos. Por último, llegaba el turno de Murdock, que nos proporcionó una sesión al más puro estilo Rampage con jump up, drum and bass comercial y toques de neurofunk y que se prolongó más de lo esperado dado el disfrute del público. Acababa un viernes que, pese a ser divertido, fue invadido por el drum and bass comercial y se notó poco esa variedad que veíamos en el cartel.

Fotografías proporcionadas por IMPULSA VISUAL.

Sin embargo, el sábado fue un día del que difícilmente nos podremos olvidar. Con Ogre, Saiko y Basscake representando a los artistas nacionales y poniendo al público a tono a base de deep y sonidos rollers primordialmente, se nos avecinaba una noche de escándalo en Look. Bifidus Aktif y N:Force, conocidos por su presencia organizativa en el festival checo Let It Roll, nos proporcionaron una sesión cargada de neurofunk al más puro estilo checo, pero sin tampoco gran cosa que destacar. Y aquí empezó lo bueno… Teníamos muchas pero que muchísimas ganas de ver a The Qemists de nuevo, y no defraudaron. Una sesión del drum and bass más contundente al más puro estilo de artistas como Mind Vortex, The Prototypes o DC Breaks y con muchos temas de entre el 2012-2015, nos dieron una sesión increíble cargada del mejor neurofunk y en la que Bruno, el MC del grupo, conectó de manera espectacular con el público. Dábamos por hecho que sería la mejor sesión de la noche, pero fuimos unos insensatos. Aquí llegaba lo que conocemos como “el experimento”. Dub Elements trae artistas de un corte algo diferente al drum and bass típico de aquí, de tal manera que el público tenga oportunidad de verlos. Fue el caso de Fox Stevenson y ahora le tocaba a Koven. Katie vino con las pilas cargadas… Y de qué manera. La sesión más variada, enérgica y divertida de todo el festival, sin duda. Vocales en directo, drum and bass melódico, neurofunk, jump up, dubstep melódico y clásico… Hacía mucho que no se veía algo así en Sevilla: un público que conecta de esa manera, una variedad tan exquisita y una ovación final con la que nos queda claro que, tarde o temprano, Koven volverá. El flechazo ha sido mutuo, Katie.

Fotografías proporcionadas por IMPULSA VISUAL.

Tras Koven nos quedaban tres horas de pura leña: State Of Mind y Neonlight nos ofrecieron sesiones de puro neurofunk, pero muy diferentes entre sí. Mientras que State Of Mind optó por la contundencia, Neonlight optó por ese neurofunk “inteligente” distintivo de artistas como Imanu (anteriormente conocido como Signal), Buunshin, Misanthrop o Phace, en una sesión exquisita para los amantes de estos sonidos. Por último, Dub Elements cerró de nuevo una edición exitosa en la que ni la lluvia los pudo parar, con una sesión variada a más no poder en la que el público se entregó por completo a los anfitriones.

Fotografías proporcionadas por IMPULSA VISUAL.

Dub Elements y su equipo han vuelto a poner a Sevilla y Andalucía en el mapa del drum and bass de Europa. Mientras que aún tenemos la mente en el pasado fin de semana, ya solo pensamos en una cosa… ¿Qué nos tendrán preparado para el quinto aniversario? ¿Veremos a Noisia por última vez en nuestro país?