El festival belga Rampage vuelve por todo lo alto en su edición veraniega, conseguida al detalle y con un éxito rotundo en lo que ha sido una de sus ediciones más multitudinarias

Tras una semana desde la edición veraniega de Rampage, Rampage Open Air, la resaca de este festival se ha resumido en video tras video por parte artistas y organización dejando entrever el júbilo que se respiró el pasado fin de semana. No es para menos, si bien el público acostumbra a que la magia de Tomorrowland también tiene que ver con el emplazamiento en el que se realiza, el festival de bass Rampage no se queda atrás, respirar aire fresco, el clima y los paisajes verdes son algo también característico del festival celebrado en Lommel. Sin duda se ha ganado la reputación de ser uno de los festivales más punteros del género bass del planeta.

Lo primero a destacar como comentábamos antes es la magnífica predisposición que tiene, ya no Rampage o Tomorrowland, si no Bélgica en general a la hora de ofrecer un excelente clima y paisajes para los festivales. La realidad es que Lommel es una pequeño pueblo situado al norte de Bélgica, concretamente en la provincia de Limburgo la cual cuenta con tan solo 34.000 habitantes, esto hace que el encuadre para un festival sea el idóneo. En cuanto a la predisposición belga hablamos sobre todo del clima, el paisaje y el horario.

Rampage Renegade 2022: Noticias, entradas y cartel

Una de las cosas que sorprendió fue la hora de finalización del evento cada noche, tan solo hasta las 01:00 de la madrugada, lo que daba paso a que el descanso para el día siguiente tuviera mucho protagonismo. Sumado a los prados kilométricos de césped donde se localizaba el festival, KristalPark concretamente, un terreno rodeado de naturaleza, que deja a Rampage en una localización de ensueño para su celebración. Algo que también fue muy positivo a la hora de disfrutar de tu estancia dentro del recinto fueron las cuatro atracciones a modo de parque temático que el festival dispuso y como no la ya famosísima pista de skate en el medio de todo el recinto. Su silent disco party a modo de after fue un punto a favor para quien quería seguir disfrutando de la fiesta.

Créditos: Rampage

Sin duda uno de los puntos fuertes del festival belga es la organización sin fallos y todo cuidado al detalle, una perfecta cadena de montaje. Sin colas a la hora de recargar tu cashless, ni a la hora de pedir tanto bebida como comida. Es complicado en un área tan reducida como es KristalPark tener cinco stages y que ningún sonido se mezcle así que sin duda un trabajo excelente por parte de los ingenieros de sonido. Cada escenario tenía el sonido ecualizado minuciosamente, muchos festivales no prestan atención a estos detalles pero sin duda es de gran importancia, otra cosa que también nos llamó mucho la atención es el uso de carpas en los 3 escenarios principales lo cual ayudaba mucho a la contención del sonido y a que envolviera al público para una experiencia exultante.

Pero, ¿cómo se vivió la experiencia desde el punto de vista musical?

El viernes prometía ser una fiesta intensa dada la magnitud del cartel por días y su impecable división de artistas. Lo abrirían Pola & Bryson en un b2b con Whiney muy especial para los que acudimos a la apertura del festival, unos ritmos deep drum and bass que acompañaban al momentazo que se estaba viviendo en un opening, fue magistral. Se fueron sucediendo los artistas en DOME stage, donde por cierto hasta las 11 de la noche estaba lleno de auténticos pelotazos. A las 19:00 aconteció una de las actuaciones estrella del festival, el back to back entre IMANU y Buunshin dos de las estrellas emergentes del género bass los cuales están cambiando el sonido y la manera de ver la industria.

1991 fue una de las piezas claves del viernes, con su set encandiló a los miles de festivaleros que acudimos al escenario DOME para bailar con su drum and bass tan característico, una de las actuaciones más top del festival sin duda. Metrik sucedió a 1991, y hacía de warm up para la londinense Koven, con sus vocales en directo un disfrute para los sentidos. Con Kanine y Virtual Riot íbamos a cerrar la noche, sin olvidarnos de que a esa misma vez, Andy C estaba dando un concierto apoteósico y es que como la leyenda que es no iba a ser menos. Kanine hizo un set bastante correcto, si que se esperaba un poco más del inglés pero Virtual Riot sí que hizo un cierre de viernes como se merece este festival, nos trasladamos hasta el stage Storm para bailar durante una hora con los ritmos frenéticos del dubstep que el alemán estaba pinchando, fue un no parar, otro de los momentos top del festival sin ningún tipo de duda.

Créditos: Rampage

Para el segundo día con el contacto tomado en Rampage decidieron aumentar el horario hasta las tres de la madrugada, un día de muchas sorpresas y como no, música a raudales. La noticia del día se sucedía con la imposibilidad de llegar de S.P.Y por enfermedad, sustituido por el maestro de ceremonias Murdock en un b2b set muy especial. El día se preveía con faena, sobre todo en el cierre, Funtcase, AC13 y Modestep coincidían en sus actuaciones, dividimos fuerzas y así fue como pudimos disfrutar del dubstep más contundente y duro de la mano de Funtcase en Storm stage. Pudimos trasladarnos también al turbulento set de AC13 con un drum and bass bailongo como el que más y que fue una gran revelación para todo el festival. Un chaval en el que poner los ojos sin duda alguna. Y como no de los legendarios Modestep, como casi siempre solo acudió uno de ellos a la ocasión pero fue intenso e inigualable, lo que consigue este grupo entre el dubstep y el público es una conexión inimaginable.

En el día se sucedieron grandes actuaciones, pudimos disfrutar de unos españoles como son nuestros queridos Dub Elements en Moon stage. De Murdock y Mc Mota en Dome o de Heist en Tunnel. La hora de los headliners se iba acercando, Muzz seguía la fiesta en Dome con su ya característico liquid drum and bass caracterizado por la cantidad de vocales que sus sets llevan. Unos Camo & Crooked que a las once de la noche se encargaron de calentar el ambiente para lo que quedaba de noche. Como siempre el dúo austriaco sobresalientes y con un Mc Daxta que estuvo de matricula de honor.

Hicieron un warm up perfecto para uno de los platos fuertes de la noche, Black Tiger Sex Machine. Con una performance de película el trío canadiense puso la noche en el más alto hype que por supuesto Fox Stevenson que fue su sucesor, dejó el listón demasiado alto, calificado por muchos como el mejor set del sábado e incluso del fin de semana y es que Fox y su característico sonido hace las delicias del espectador teniendo en cuenta su prodigiosa voz mezclada con los ritmos drum and bass y dubstep tan vertiginosos a los que nos acostumbra.

Créditos: Rampage

Para el último día quedaban unas actuaciones la mar de interesantes. Como pudo ser uno de los mejores set de dubstep del festival, el back to back de Franky Nuts y Oliverse, se echaba en falta el dubstep melódico, pues ellos lo ofrecieron. Used y Maduk calentaron el escenario Dome, dos actuaciones con una contundencia desmesurada de drum and bass encandilando al público y haciéndolos disfrutar de su última tarde en Lommel. La espera no se haría muy larga y por fin llegó una de las revelaciones de este 2022 en cuanto a drum and bass se refiere Luude. El estadounidense que ha visto cómo su carrera ha despegado de lo lindo en este año, ofreció un set ameno como el que más, nadando por diferentes ritmos del drum and bass, y pudimos escuchar su rework a ‘Big City Life’ de Mattafix, un auténtico regalo.

Nero le proseguía siendo uno de los mayores iconos de la música electrónica mundial, el festival acertó mucho en su contratación y es que las nuevas generaciones han de conocer de dónde vienen las raíces, su electro y dubstep tan característico nos hicieron sudar a más no poder, sin olvidarnos del momento ‘Promises’ cantamos llorando todo el escenario, uno de los momentazos del fin de semana de lejos. El final se acercaba y quedaban grandes actuaciones por llegar, Macky Gee, con nombre propio fue quien protagonizó uno de los momentos del fin de semana, como rugió el pabellón cuando sonó su himno ‘Tour’.

Para finalizar el fin de semana Rampage tenía dos ases en la manga guardados, presenciando ambos, el b2b de Hedex y Turno con Mc Skywalker fue un verdadero espectáculo, una elección de temas absolutamente brillante y con un mc que no apagó el hype del público en ningún momento, sin duda el broche de oro para un festival. Justo enfrente, se encontraba una de las estrellas del momento dentro del dubstep mundial, Riot Ten. Sus ritmos no dejaron indiferente a nadie y sus absolutos bangers cerraron el festival como no podía ser de otra manera.

En definitiva un festival al que todo amante del género debería acudir alguna vez en su vida, y que desde el equipo de Wololo aseguramos nuestro regreso, es una experiencia 100% recomendable de la que sales absolutamente maravillado, cuando un festival esta hecho con cariño y pasión suceden cosas como Rampage Open Air 2022.


Sabemos que vienes buscando más drum and bass, así que no te preocupes. Nuestra mejor manera de dártelo es con ‘Sounds of Drum & Bass‘, la playlist exclusiva del género que renovamos cada mes con novedades, clásicos y lo mejor de nuestros artistas y sellos nacionales. Puedes encontrar mucho más en nuestro perfil de Spotify.