DJ Nano no necesita presentación. Es uno de los artistas más importantes de la historia de la música electrónica en España y el principal artífice de que la música remember siga moviendo a miles y miles de personas. Con su marca Oro Viejo, el madrileño ha conseguido reunir a todas aquellas personas que durante alguna etapa de su vida han bailado al ritmo de auténticos himnos del dance en las discotecas más famosas de nuestro país.

Un año más, Oro Viejo by DJ Nano vuelve a casa por navidad

Como ya viene siendo costumbre cada año y, una navidad más, Oro Viejo tomó las riendas de uno de los pabellones más grandes de IFEMA, lugar idílico para la celebración de este tipo de eventos, que acogió nada más y nada menos que a 25.000 personas en sus dos fines de semana. Si, habéis oído bien, dos fines de semana. Y es que, tras el anuncio de su primera fecha el 14 de diciembre, las entradas volaron en apenas horas y la organización se vio en la obligación de anunciar una nueva fecha, el 21 de diciembre, que fue a la que tuvimos el placer de asistir nosotros.

La puesta en escena es otro de esos puntos que tampoco necesita presentación. Fluge AV ha preparado una producción de alto nivel: más de medio kilómetro de estructura trust, 280 metros cuadrados de pantalla LED, 280 barras de vídeo VDO, 80 luminarias efectos 170 focos móviles y más de 350.000 W. Un montaje profesional a la talla del viaje por la historia de la música dance que realizaría Nano y muchísimos artistas invitados como Yvan Corrochano, Brian Coss, Dj Marta, Dj Neil o Ángel Sánchez, que acompañaron al carismático artista en estas dos jornadas.

Y es que, tras el paso de todos sus invitados, DJ Nano nos deleitó, en cada fin de semana, con nada más y nada menos que cinco horas de auténtica música remember, donde disfrutamos, como en cada edición, de un recorrido por la historia de la música dance en el que no faltaron auténticos himnos como ‘Adagio For Strings’ de DJ Tiësto, ‘Desenchanté’ de Kate Ryan, ‘Guitar Spell’ de Dj Sylvan o ‘Children’ de Robert Miles. La nota final, como no podía ser de otra manera, la puso ‘Lover Why’ de John Wesley, con la que el público desfogó las últimas energías, no sin antes hacerlo con ‘Let The Light Shine In’ de Darren Tate y Jono Grant, otro de los himnos más míticos del dance.

De esta manera, Oro Viejo sube un nivel más, convirtiéndose en una fiesta con dos fechas (al más puro estilo Tomorrowland) transformadas en dos sold out de escándalo, algo de lo que pueden presumir muy pocas marcas en nuestro país. ¿Qué nos deparará el siguiente Oro Viejo? ¡Estaremos muy atentos para contároslo!