Tras varios tuits de Fox Stevenson en los pasados días se ha dado el debate en mi círculo cercano de amigos sobre si es bueno que un DJ se encasille en un género y no se mueva de ahí o si la combinación de estilos es una característica que haya que valorar. En la actualidad, en el 99% de los casos, el nombre de un DJ va asociado al género que reproduce en sus shows o que produce en el estudio, y si a uno de estos artistas le da por innovar, normalmente se saca de la manga un nuevo alias, separando así estos nuevos sonidos de su nombre principal. Pero, ¿a qué se debe esto?

Yo he llegado a la conclusión de que esto viene marcado por los shows en los que van a actuar y los carteles en los que se les ve y esto viene marcado por varios factores: Como promotor, creo una fiesta para un público determinado -sea comercial o underground- y no quiero asociar esta fiesta a un nombre que no conviene. Ahí entra en juego el público, que gracias a las ideas preconcebidas ya encasillan a los DJs -muchas veces sin siquiera escuchar su música- en un género, y si ese género no va conmigo no hay más que hablar.

David Guetta publica en Defected bajo su nuevo alias

Normalmente estos cambios y búsquedas de nuevas ideas se debe a la necesidad de salir de la zona de confort. Si un artista se ve cómodo y le está saliendo todo bien puede dejarse llevar por la corriente y seguir haciendo lo que le ha dado su status. Pero los hay que llegan a aburrirse de eso y se ven en la necesidad de un cambio. Es ahí donde tienen que decidir si crear un alter ego o utilizar su nombre con la posibilidad de que a muchos de sus fans pueda no gustarles este nuevo rumbo (pongamos a Alesso como claro ejemplo de ello).

Como caso opuesto tenemos al bueno de MAT ZO, que sin necesidad de cambiar el nombre ha creado música variada desde el trance al drum n bass pasando por el progressive o el garage. Siempre dejando un sello de calidad increíble y ganándose el respeto de cada público. Ahora, para este público sería realmente difícil saber que esperarse de él en un set y por ello que muchas de las veces sea el artista el que aclara que es lo que va a tocar ese día.

Aquí llegamos a mi conclusión, y es que este juego de alias viene de la necesidad de dejar claro al público en cada momento lo que se va a hacer y salvarse las espaldas sino cuaja bien, ya que no es algo habitual y el nombre principal del artista no se vería manchado como consecuencia. Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Debe un DJ o productor cerrarse en un género? ¿Es bueno el uso de alias?