No te “comas” al headliner; cada cosa, a su debido momento

El desarrollo de una noche de club debe tener un orden musical lógico y es importante que cada DJ que pase por cabina sepa cuál es su rol, así como hacer bien su trabajo. En este debate entran en juego los warm up sets, esas sesiones que preparan al público y calientan la sala para dejárselos en bandeja a los headliners de la fiesta.

Cuando los clubbers entramos a las salas tenemos que tener en mente que vamos a pasar bastantes horas bailando ahí dentro. Los más acostumbrados a saltarse el clásico botellón español siempre nos encontramos un espacio prácticamente vacío al principio, normalmente con tonos de luz oscuros y música a un tempo bajo para ir tomando contacto con el ambiente… O así debería ser.

Estilos poco cañeros pero bailables como el techno melódico, el deep o el popular tech house suelen funcionar bastante bien en los primeros compases del calentamiento; incluso podríamos escuchar algo de liquid si el rumbo va a tener como destino el drum and bass. Cada cosa, a su debido momento.

Pongamos que el paso lógico sería subir un poco la intensidad de la música para que el público perciba que el momento álgido de la noche se acerca, pero sin excederse. Son los cabezas de cartel quienes rematarán todo el trabajo que el artista previo ha hecho y este no se los debe “comer”. Otro aspecto importante para los encargados del warm up: algo tan sencillo como conocer el line up para no tocar ninguna canción del protagonista de la noche.

La clave es hacer que los invitados se sientan cómodos en el club. Esto supondrá que quieran repetir en futuras ocasiones, que recomienden la sala a sus amigos DJs… En definitiva, imagen positiva para compañeros de la escena que facilitará contrataciones.

Carnage, estás muy equivocado

¿Y por qué toda esta charla? Es un tema del que se habla menos de lo que deberíamos y esta semana ha sido Carnage el que ha levantado polémica en Twitter. “Los de la apertura siempre deberían petarlo. Si el headliner se molesta, es muestra de su inseguridad. Puede que algún promotor o agente esté viendo a ese artista que abre. Da lo máximo de ti”, defendía.

Como es normal, ha habido artistas como JOYRYDE que han respaldado su punto de vista, pero la inmensa mayoría han mostrado su desacuerdo: Yotto, What So Not, Darude y una gran cantidad de fans.

El warm up DJ tiene la responsabilidad de leer lo que necesita el público a medida que su sesión avanza y generar ese clima que les haga seguir bailando y animándose para lo que vendrá a continuación. Cualquier agente o promotor con experiencia y dos dedos de frente sabrá si está haciendo bien su trabajo aunque esté tocando a una intensidad menor. Un artista demuestra saber pinchar cuando tiene que salirse de su zona de confort y cubrir funciones como esta; es cuestión de tiempo y trabajo que llegue a ser el protagonista de la fiesta algún día.