Un sueño hecho realidad, así he decidido titular este artículo, y es que el apelativo de “experiencia única” que le dimos en su momento se queda corto, muy corto a mi parecer.

Han pasado unos días desde aquel 20 de septiembre pero nosotros aún nos estamos recuperando de lo vivido aquella noche, para mí una de las mejores de mi vida.
En las siguientes líneas trataré de resumir, a grandes rasgos, todo lo acontecido en el mayor espectáculo de música electrónica que hemos vivido en nuestro país en los últimos años, el Armin Only Intense.

Tras apenas unos minutos de cola cruzamos las puertas de la Feria de Valencia y accedimos al pabellón principal donde se celebraría el evento. Tenemos que decir que la primera impresión fue buenísima, ya que por las fotos que habíamos visto no parecía que fuera tan grande, pero la verdad es que el recinto era enorme, muy apropiado para un evento de estas características. Con un escenario espectacular al frente, varias barras a los lados y grandes salidas de emergencia para tomar el fresco, puesto de merchandising y una grada bastante grande (aunque algo alejada) para la zona VIP detrás.

Era casi medianoche cuando la música empezó a sonar, concretamente el magistral remix de Jon Hopkins a Midnight de Cold Play, y los casi 10.000 asistentes enloquecieron tras la ansiosa espera.

La gran bola colocada estratégicamente sobre el escenario comenzó a bajar hasta situarse delante de la cabina secundaria especialmente colocada para la primera hora de warm-up.
Una hora de warm-up que nos dejó entrever lo que sería el espectáculo que estábamos a punto de vivir. En ella pudimos disfrutar de las actuaciones de Eller Van Buuren (hermano de Armin) que nos deleitó con un espectacular solo de guitarra para el tema Zocalo, Fiora y su increíble interpretación del tema Waiting for the night y Cindy Alma con su pedazo de voz interpretando Don’t want to fight love away. También pudimos escuchar lo nuevo de Deadmau5, Avaritia, lo cual nos sorprendió después del enfrentamiento que tuvieron ambos por un tema que no llegó a terminarse. Todo esto ante un escenario que simulaba un paisaje de invierno y que después dio paso a la primavera.

Marcaba el reloj la una de la mañana y era el momento que todos estábamos esperando. Surgidos de debajo del escenario aparecieron 6 personajes para levantar la gran bola, que con una puesta en escena digna de una superproducción de Hollywood subió para dar paso al protagonista de la noche, al 5 veces mejor DJ del mundo, Armin Van Buuren. Pronto empezó a sonar su obra maestra y pieza clave del evento, Intense, la cual sería interpretada a violín por Fiora, y haría estallar de emoción al público allí presente.

Tras la locura inicial llegó uno de los grandes himnos del trance, Dark Warrior de Andrew Rayel, para dar paso a una serie de temas archiconocidos por todos y que no nos dejaron parar de saltar y bailar, como D# Fat, Beautiful life con la fantástica interpretación de Cindy Alma, BigFoot, otro de los himnos del trance como lo es The Late Anthem de Orjan Nilsen, o el tremendo mashup del propio Armin de los temas No Good, Crused y Eat Sleep Rave Repeat.

De repente las luces se apagaron y la música dejó de sonar. Fue entonces cuando se iluminó el lado derecho del escenario y apareció el gran Trevor Guthrie, para deleitarnos con las vocales de un tema mágico como es This is what it feels like. Primero fue el remix de John Ewbank en acústico, para después subir al escenario y dar paso a la versión completa con el remix de W&W. Para mí una de las actuaciones estelares de la noche, que puso al público en pie y eufórico una vez más para corear la letra de este tema que ha dado la vuelta al mundo.

Creíamos que nos daría un poco de tregua, un tiempo para relajarnos, ir al WC o tomarnos algo, pero lejos de esto siguió metiendo caña con temas míticos como Insomnia, Adagio for strings, Humming the Lights Empire of Hearts, con los que el público más veterano, como era de esperar, enloqueció.
Pero lejos de estancarse en el pasado, Armin supo mezclar a la perfección temas antiguos con actuales y lo dejó bien claro pinchando a continuación otros como S.O.T.U., de Nicky Romero y Sunnery James & Ryan Marciano, el bootleg de Broning a Animals de Martin Garrix, el espectacular mashup de Shura Vlasov If I Loose Myself Coming Home o uno de los temas más actuales del propio Armin como es Save my Night.

La noche trascurría y las actuaciones especiales de los artistas se iban sucediendo. Entre ellas pudimos disfrutar de Laura Jansen y su preciosa voz con Sound of the Drums, Fiora y su gran energía con Not giving up on love, la tremenda actuación a guitarra eléctrica de Eller van Buuren en We are here to make some noise, Richard Bedford poniendo voz a Broken tonight y una de las más sorprendentes, This light between us, interpretada por Cristian Burns, pero no desde el escenario sino mediante un espectacular holograma en las pantallas gigantes.

Cantantes, guitarristas, pianistas, acróbatas, todos estaban allí, pero…. ¿Por qué no acordarse de los que no pudieron estar? Y es que si Armin Van Buuren es quien es, no es solo por lo que hace a los platos, sino por detalles como estos que marcan la diferencia entre un DJ y una gran persona. Por todo esto a mi y supongo que a la gran mayoría de los asistentes se nos puso la piel de gallina cuando empezaron a sonar los primeros acordes de RAMelia.

Rondaban las 4 de la mañana y nos faltaba algo… ¿Habéis visto los vídeos donde salen miles de globos amarillos con caritas sonrientes y la gente se vuelve loca por coger uno? Pues nosotros también lo vivimos! Y es que el gran Armin cogió el micro y mandó sentarse a toda la sala, para después, con el drop de Ping Pong, soltar miles de globos a lo largo de toda la pista y desatar la locura máxima.

Tras esto pudimos disfrutar de una hora más de Intense, reviviendo auténticas joyas del trance y temas del propio Armin Van Buuren, el cual se despidió ondeando la bandera de España, presentando a todo su equipo y dándonos las gracias a todos los asistentes. Pero…. ¿creéis que se fue sin más?

Hablamos de Armin Van Buuren, 5 veces mejor DJ del mundo y maestro del trance, alguien que, como todos los DJs de la vieja escuela, aprendió a pinchar y ha pinchado toda su vida con vinilos, por lo que la sorpresa que nos tenía reservada para la última hora era evidente, una sesión de una hora a los platos.
Para ello se desplazó hasta un escenario montado en el centro del recinto con lo justo e indispensable: una mesa, dos platos, unos cascos, unos altavoces y una maleta llena de vinilos. ¿Para qué más?
Con solo eso le sirvió para deleitarnos con una hora de puro sonido trance de la vieja escuela. Aquí es donde se pudo ver a los más veteranos y puristas del estilo acercarse para disfrutar de la sesión única con la que Armin nos obsequió.
Empezando con Tuvan de Gaia, pudimos escuchar grandes temas como Remember Love, Phatt Bass, Advanced, Netherworld, Pure thrust o No hesitation, para cerrar con uno de los grandes temas de este fenómeno, Sail. 






Lo había vuelto a hacer, había vuelto a poner patas arriba a toda esa gente que estábamos allí disfrutando de una noche mágica, a todos esos que nos gusta la música, y no solo la música comercial o el EDM, sino el trance de ahora y de siempre.

Por todo esto, por todo lo que no alcanzo a recordar (fueron 6 horas y más de 100 temas) y por todo lo que no soy capaz de describir con palabras o simplemente es indescriptible, esta ha sido una de las mejores noches de mi vida.
Desde aquí quiero agradecer a toda la gente que hay detrás de este evento que ha hecho posible que esta noche fuera tan perfecta como fue.
Y como muchos estaréis esperando el colofón final de este artículo…… Os traemos de manos de dos de nuestros miembros… DOS AFTERMOVIES!!!