Banner Iberian Festival Awards 2020
Dudas teníamos cuando nos acercamos a Pacha la Pineda sobre las 12 de la noche del jueves 6 de agosto: el parking de la discoteca apenas albergaba unas decenas de coches. Decidimos volver pasado un tiempo. El aspecto era totalmente distinto pues cientos de franceses estaban entrando al recinto para ver a su compatriota Quentin Mosimannque aunque sea suizo, en Francia es donde se encuentran sus principales fans-, 72º en el ranking TOP 100 DJ MAG.
Tras haberle visto en el Mazda Stage de Tomorrowland nuestras expectativas sobre la fiesta eran bastante elevadas, pero en ningun momento podíamos imaginar el espectacular montaje que nos había preparado en su interior.
Al entrar la pista ya estaba bastante llena, con Philippe Marcotti a los platos de una nueva cabina que se posaba frente a la habitual de Pacha la Pineda. Mirándola frontalmente, a su izquierda encontrábamos una batería con el logo de Quentin Mosimann. En ambos lados y detrás podíamos ver tres grandes ventiladores quadrados con las aspas visibles, apagados. Un ambiente muy industrial.
Un buen warm up calentó los motores con ritmos deep, future y garage hasta que, pasadas las tres de la madrugada, apareció Quentin en el backstage y Philippe Marcotti pasó a un segundo plano. Concentrado, hidratándose con agua y haciendo ejercicios de estiramientos –hasta el momento no entendíamos muy bien para qué– se hicieron casi las tres y tres cuartos, momento para que empezara lo bueno. Quentin Mosimann subía a la cabina y el público, mayoritariamente francés, enloquecía.
El show empezó con Quentin a la batería, añadiendo percusión a un tema muy melódico –‘Opus’ de Prydz– y dejándonos a la vista cualidades que van más allá de los cdjs. Casi cuatro minutos con los que Mr. Mosimann empezó a sudar y a divertirse. Se subió a la cabina y pudimos ver el as que tenía en la manga: la cabina se alzó unos tres metros de su posición inicial y se inclinaba hacia el público dejando ver los platos hasta al primero de la fila. Junto con esto los ventiladores gigantes giraban sus aspas iluminadas por un sistema de LEDs dándole mayor espectacularidad a la noche.

El progressive house contundente junto con electro house se apoderaron de los primeros compases de la sesión. ‘Jetlag‘, el último buque insignia del dj suizo, no tardó en sonar. Durante un largo trecho de sesión pudimos disfrutar de remixes y mashups de temas vocales progressive house muy conocidos ,’Leave The World Behind‘ por ejemplo, y con Quentin Mosimann añadiendo algunas vocales en directo –por si no lo sabíais, además de dj y batería el chaval es cantante-. No faltaron temas muy populares actualmente como puede ser el remix de Kryder & Genairo Nvilla del ‘Treasured Soul‘.
Con el hip hop topamos y durante un buen rato pudimos escuchar una continua selección de temas de ese género como el ‘Hey Ya!‘ de Outkast o el famoso ‘CoCo‘ de O.T. Genasis. Bajo nuestro juicio esta parte fue supuso un pequeño bajón: faltó trap –apenas sonaron un par temas como ‘Turn Down for What’ intercalados-. Eso sí, toda esa parte iba combinada con un scratch con una muy buena técnica y con la dificultad de tener la cabina inclinada unos 45º hacia el público.
A partir de ahí empezó un recital de temas míticos como fueron ‘Adagio for Strings‘, ‘Zombie Nation‘ u otros, interpretados por Quentin Mosimann al teclado. La nota curiosa fue ver a Quentin dándole al CUE y al PLAY con el pie en numerosas ocasiones para poder crear una transición perfecta entre el tema original y su interpretación en directo. Finalmente el hardstyle fue el genero escogido para acabar de extenuar a un público entregado.

Nos marchamos con una fantástica impresión de este artista tras su espectacular sesión y no podemos hacer otra cosa que recomendar que le sigáis de cerca pues seguro va a dar mucho que hablar.

Banner Iberian Festival Awards 2020