Hace poco más de un mes estuvimos presentes en uno de los acontecimientos del verano en lo que a la música electrónica en Europa se refiere. El Ultra Europe, en Split (CROACIA), reunió a lo más destacado de la escena actual, y aquí voy a intentar contaros nuestra experiencia, tanto en el recinto como en la ciudad, intentando así servir de guía para los aficionados que quieran ir en los próximos años.
Para empezar decir que los vuelos tienen un precio medio-alto. Además tuvimos que hacer unas escalas un tanto tediosas. Cuando por fin llegamos a Split lo primero que te encuentras es que precisamente apartamentos, no te van a faltar. Nosotros trajimos todo reservado de España, pero la cantidad de gente que te ofrece alojamiento (la mayoría en sus casas particulares) es incluso agobiante. Nos dirigimos directos al supermercado para armarnos de comida y bebida para pasar el fin de semana. Los precios de los alimentos rondan más o menos lo que vemos en España, si bien es cierto que “comer fuera” no es nada caro, si sabes dónde buscar.
Previo paso a dejar todos los bártulos, nos dirigimos al estadio. Nuestra primera grata sorpresa es que no tenemos que pagar el autobús urbano, y eso que aún no teníamos nuestra deseada pulsera del ULTRA.
El autobús nos deja a unos 10 minutos del estadio (nuestro apartamento estaba a las afueras). Aquí es cuando empezamos a notar el ambiente del festival, muy buen rollo durante todo el viaje, y durante el paseo hasta el estadio, canticos en todos los idiomas y mucho compañerismo. Llegamos al estadio y vamos directos a por nuestras pulseras. Ningún problema, todo bien organizado. De las primeras cosas que nos llamaron la atención fue la cantidad de españoles que había en los aledaños. Y como Dios nos crea y ya nosotros nos juntamos, había un unas 150/200 personas agrupados, cantando y bebiendo. Creo que no me equivoco si digo que éramos la nacionalidad más representada en el Ultra (Tras los croatas, obviamente). Y tras tomarnos las “primeras copas” (y por lastima perdernos la actuación de DEORRO), entramos por fin al estadio. Nuestra primera sorpresa es que no hacía falta “sellar” la pulsera ni nada al entrar. Nos habían dicho (y es cierto) que una vez entras al recinto, si sales, no puedes volver a entrar. Pero de esta manera (al menos el primer día) realmente podías hacer lo que quisieras. Y segunda sorpresa, ningún tipo de registro, insisto solo el primer día. Ciertamente podíamos haber metido un botellon entero, con los riesgos que ello conlleva. El estadio se divide en una zona central con el Mainstage y toda la grada abierta, y dos escenarios exteriores, uno para música de diferentes estilos, y otro para DJs quizá menos conocidos.
 Por fin dentro nos dirigimos a ver a Fedde Le Grand en el Mainstage. El escenario es realmente increíble. Gran juego de luces y eso que todavía no habíamos visto nada.
Conseguimos llegar a la mitad de la pista sin problema ya que el estadio aún no estaba lleno. Fedde y más tarde Garrix nos ofrecen dos sets con múltiples DROPS y los temas más conocidos. Más tarde, durante el turno de Nicky Romero, llega uno de los grandes problemas. Beber agua. Intentamos llegar al bar (solo hay uno) y tras 15 minutos de cola nos dicen que no aceptan efectivo, que hay que recargar tu pulsera con dinero en otro stand. Vamos allí y la cola es simplemente inaguantable, y el calor y las ganas de volver “al meollo” a disfrutar de Nicky, nos hacen buscar plan B. En el estadio hay “tan solo” cuatro baños, a los que se accede por unas escaleras a las que se accede por unas puertas de apenas 1,5 metros de ancho. Se formaron grandes avalanchas a momentos, la gente se pone muy nerviosa y se vivieron verdaderos momentos tensos. Mala organización en este aspecto. Llegamos (por fin) a los baños, y si, ningún problema para beber agua del grifo… Pero el que quisiera hacer sus necesidades allí… Colas interminables, e higiene nula, lo cual casi te obligaba (a los chicos, pobre de ellas) a hacer tus necesidades en donde bien pillaras, y no dando demasiada buena imagen. Sin duda de los grandes fallos del festival, el tema acceso a los baños/higiene en los baños.
Continuamos con nuestra fiesta y tras Romero llegaron el dúo Above and Beyond, con una sesión original y pastelosa al mismo tiempo. El cansancio del viaje hizo mella y este set lo vimos sentados desde la grada. Alternaron bastante correctamente varios estilos, mientras ellos mismos pasaban mensajes por las diferentes pantallas del estadio. Alguno muy original, como el momento WHO IS W.W?, refiriéndose a Heisenberg (Breaking bad), y otros bastante cursis. Y sin más dilación llego el número 1. El estadio se fue llenando y es que Hardwell salía a escena. Por si había alguien dormido la organización se guardaba un as en la manga con el show pirotécnico durante su intro. Imposible no animarse con esa ID y el cielo de Split totalmente iluminado. Por lo demás fue un set muy correcto, con muchas IDs, muchos DROPS (quiza demasiados), y un cierre Hardstyle, que añadido a que ya amanecía en Croacia nos dejó buen sabor de boca.
Comienza el segundo día de festival. En principio era el “día grande” para nuestro gusto. Llegamos al estadio y nos apetece comer algo antes de entrar al recinto. Decir que la comida podría ser más cara, por estar a 20 metros del festival, y sin embargo se comía bien por 5/6 euros. Nos dirigimos a la puerta y hoy si, nos obligan a pasar la pulsera por los lectores correspondientes, y hay hasta 3 controles de seguridad y registros. Entramos justo a tiempo de ver al gran Laidback Luke. Nos armamos de valor e intentamos llegar a primerísima fila para ver al holandés. Lo conseguimos, y disfrutamos como enanos con su set. Más tarde llegaron (O llego, ya que solo asistió uno de los integrantes del dúo) Knife party. La continúa llegada de gente, y el estilo tan peculiar de estos, hizo que se volviera un poco difícil estar tan adelante. Demasiados empujones y gente que iba de algo más que alcohol. Por tanto decidimos volver a mitad de pista, donde el día anterior. Alli disfrutamos de Ingrosso y Guetta (que nos sorprendió gratamente). Y entonces llegaba el momento de la noche, del fin de semana, y en lo que a mí respecta, seguramente del año. Armin van Bureen. Sin palabras para describir el set del holandés, dos horas de Trance, con toques Big room, increíble. Y el cierre con el remix de W&W de This is what it feels like, totalmente de día, y una vez más el cielo iluminado con los fuegos artificiales… Los pelos de punta y el estadio saltando como nunca. Inmejorable cierre.
Llegamos al tercer (y último) día de festival. Además coincidía con la final del Mundial de futbol, y a esa hora teníamos a Afrojack en el MainStage. Todo un dilema. Tras ver que habían instalado una pantalla gigante y el ambientazo en el escenario exterior, decidimos quedarnos un rato a ver el futbol. Grandisimo ambiente, y actitud muy correcta de los alemanes. Entramos al Mainstage y vemos los últimos minutos de Afrojack, antes del set de Alesso. Muy bien el DJ sueco, un set que nos hizo saltar muchisimo y que también fue una gran sorpresa para nosotros. Más tarde vendría Tiesto, tremenda sesión también, alternando su estilo inconfundible, el “Tiesto de siempre”, con la música mas actual y comercial. Y para cerrar el festival nos quedaba Steve Aoki. Poco más que decir, puro espectáculo, mucho drop, muchas tartas, y algún bootleg reseñable. Poquito más.
Y así terminaba el festival, grandisima experiencia y quién sabe si no volveremos en 2015. Seguramente me deje muchos detalles y mil anécdotas. Para cualquier pregunta, por pura curiosidad, o si alguien tiene pensado asistir en 2015, no dudéis en preguntárnoslo, en nuestra cuenta de twitter @WololoSound o en mi cuenta personal @pinkkman. Espero que os sirva de pequeña guía y que el año que viene seamos aun mas españoles!